Trabajadores del Conicet mantienen desde ayer una "toma pacífica" del Ministerio de Ciencia y Tecnología por el ajuste en el sector. Ante la medida, el titular de la cartera Lino Barañao admitió esta mañana que ingresan la mitad de científicos que años anteriores y el resto se "distribuye" en universidades y otros organismos. 

Toma del Conicet. Fotos: Gustavo Pantano
Toma del Conicet. Fotos: Gustavo Pantano

"En otros años, llegamos a 900 ingresantes en el Conicet. Actualmente, a la mitad se le ofrece investigar en otros organismos públicos como universidades o la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA)", precisó en declaraciones a Radio con Vos el ex ministro kirchnerista y consideró que se trata de un mal menor. "No entran al Conicet pero sí a otro lugar. En lugar de quedar afuera, les estamos buscando lugar uno por uno", sostuvo, aunque negó que se trate de un ajuste en el sector.

Toma del Conicet. Fotos: Gustavo Pantano
Toma del Conicet. Fotos: Gustavo Pantano

Por su lado, Lucía Mafey, becaria postdoctoral del Conicet e integrante de Jóvenes Científicos Precarizados (JCP), contó al mismo medio que los representantes de los 451 becarios doctorales y posdoctorales que ganaron el concurso y la recomendación para la Carrera del Investigador rechazaron ayer el contenido de un contrato que deberán firmar el 30 de septiembre para el ingreso a alguna universidad, tras una frustrada reunión con las autoridades a la que Barañao no asistió. 

"El problema es que las condiciones que les ofrecen las universidades son menores, con sueldos menores y en el contrato agregaron un punto que dice que de no llegar al financiamiento, pueden quedar en la calle", detalló Mafey a lo que denominó un "ajuste brutal" en el desarrollo de la ciencia y tecnología nacional.

Toma del Conicet. Fotos: Gustavo Pantano
Toma del Conicet. Fotos: Gustavo Pantano

"Nos proponen puestos de Jefe de Trabajos Prácticos por dos años y no nos garantizan que sea en el mismo equipo de trabajo, ni la continuidad luego de los dos años de interinato, cuando el concurso que nosotros ganamos es un cargo estable", plantearon en la asamblea de ayer investigadores de todo el país.  

Sobre este punto, la doctora en Sociología, Arancibia, detalló: "El contrato dice que si el Ministerio de Educación se queda sin fondos, le transfiere el costo del salario a la universidad, y si la universidad no lo puede absorber, desaparece el cargo, es decir, con esa cláusula ni siquiera tenemos seguros esos dos años".

Toma del Conicet. Fotos: Gustavo Pantano
Toma del Conicet. Fotos: Gustavo Pantano

Alrededor de 120 investigadores pasaron la noche en el edificio ubicado en la calle Godoy Cruz 2320, en el barrio porteño de Palermo, y anunciaron que se quedarán hasta obtener respuestas a sus reclamos.