Este martes, en horas de la madrugada, fuerzas policiales llevaron a cabo una violenta irrupción con posterior desalojo en la Pu Lof Fvta TV Xayen, correspondiente al Paraje Tratayen, a unos 80 kilómetros de la ciudad de Neuquén, en la zona conocida por la explotación petrolífera, denominada Vaca Muerta. La orden del desalojo fue dictada por el fiscal Marcelo Silva.

El allanamiento fue llevado a cabo por la Unidad Especial de Servicios de la policía neuquina, con más de 60 policías, camionetas y traffics, fueron detenidos, según informó el sitio cooperativo local 8300 web, tres miembros de la lof, entre ellos el vocero, Diego Rosales.

Foto Fvta Xayen
Foto Fvta Xayen

Más de 60 policías, subidos a camionetas y traffics de la UESPO (Unidad Especial de la Policía), ingresaron violentamente destruyendo la tranquera y deteniendo a autoridades mapuche, entre ellas el werken (vocero) Diego Rosales y a dos jóvenes kona de la Pu Lof. 
 
Según denunciaron miembros de la damnificada Comunidad, los polidías "plantaron falsas pruebas". "El aspecto más grave y urgente es que han plantado falsas "pruebas" para ensuciar nuestra justa causa: junto con el operativo, han aparecido armas y drogas, que servirán para un montaje repetido: el maputerrorismo", denunciaron.
 
"Una vez más, el Gobierno y la Justicia de Neuquén intentan resolver mediante la violencia un conflicto que es netamente político territorial. Nuestras demandas son claras y las venimos sosteniendo desde hace décadas frente a un Gobierno que no quiere cumplir las leyes, sólo se preocupa en beneficiar a las multinacionales, y garantizar los negocios de las familias que ocupan el gobierno, tal es el caso de los Ferracioli", aseguraron.
 
En un operativo realizado a la madrugada por orden del fiscal Marcelo Silva se produjo el desalojo de la comunidad mapuche Fvta Xayen, ubicada en la provincia de Neuquén sobre la ruta provincial 7, entre las localidades de San Patricio del Chañar y Añelo, muy cercana a los yacimientos de Vaca Muerta. 
 
"Rechazamos cualquier intento de montaje que quiera plantarnos armas o falsas pruebas para vincular nuestra lucha pacífica con métodos violentos. Esta estrategia la viene ensayando el Gobierno Nacional y provincial, a través de los medios masivos de comunicación. No caeremos en esa provocación y seguiremos sosteniendo las prácticas que han permitido defender nuestros derechos sin violentar a nadie, sólo ejerciendo el derecho", expresaron.
 
Desde el predio, donde está asentada la comunidad, se obtiene el agua para realizar la fractura hidráulica de la explotación de Vaca Muerta, por eso el interés sobre la liberación de esas tierras. A fines de agosto, varios integrantes de la comunidad ya habían sido imputados por el "delito de usurpación".
 
"Hemos soportados desde años, pero sobre todo en estos últimos meses, la campaña de racismo institucional que busca legitimar la represión que hoy está ocurriendo. Vivimos asediados por la policía y la gendarmería", denunciaron desde la Pu Lof. 
 
"En esta Nueva Campaña del Desierto se busca limpiar esta tierra de Mapuche y de todo aquel que valore la vida para garantizar el negocio de las Petroleras, que sólo ha generado muerte, contaminación y saqueo".  
 
"La solución a este conflicto es dialogando políticamente, y asumiendo que es ilegal la manera en que instalan el extractivismo en nuestros territorios. Es urgente y necesario que los Derechos que se ha logrado con nuestra lucha se convierta en realidad", concluyeron.