Sebastián Wagner, el femicida de Micaela García, fue condenado esta mañana a la pena de prisión perpetua por el crimen ocurrido en abril de este año en la ciudad entrerriana de Gualeguay.

El hombre fue condenado por los delitos de secuestro, violación y homicidio de la joven de 21 años que fue encontrada estrangulada en un descampado de la ciudad después de varios días de búsqueda, en un caso que conmocionó a toda la sociedad.

El juicio oral fue llevado a cabo a puertas cerradas, hasta el día del veredicto final y el tribunal estuvo integrado por los jueces María Angélica Pivas, Roberto Cadenas y Darío Crespo.

Wagner, de 30 años, se encontraba en libertad condicional al momento del hecho, condenado por haber cometido otros delitos de violación y abuso sexual.

Micaela fue vista con vida por última vez la madrugada del 1 de abril último, cuando regresaba a su casa en Gualeguay luego de haber concurrido del boliche King de esa ciudad.

Tras la desaparición de Micaela, se inició un amplia búsqueda que tuvo repercusión nacional y durante la cual su familia y amigos realizaron varias marchas para reclamar por el esclarecimiento del caso.

El 7 de abril, Wagner fue detenido en la localidad bonaerense de Moreno junto a su padrastro luego de haber sido vinculado con el crimen a través de distintas pruebas.

Un día después, el cadáver de la joven fue encontrado semienterrado entre pastizales cerca de la ruta nacional 12, en Gualeguay, a unos tres kilómetros de donde se había encontrado una sandalia, un pantalón y un manojo de llaves que le pertenecían.