Lejos de vivir en un escenario de brotes verdes y resurgimiento de la economía popular, uno de cada tres habitantes del AMBA afirma haber contraído algún tipo de deuda en el último año. Esto comprende las deudas con familiares, con un banco, por un préstamo o tarjeta de crédito.

 

Más de un 36% admite estar bastante endeudado; y un 39% reconoce haber utilizado ese dinero para pagar gastos cotidianos y cuentas de servicios públicos. A su vez, menos del 10% respondió que contrajo deudas para adquirir una vivienda. 
 

 
Los números surgen tras un estudio realizado por el CEM (Centro de Estudios Metropolitanos), el Monitor del Clima Social (MCS) que mide de manera periódica la situación social en AMBA; específicamente, percepción y experiencia de niveles de inseguridad social. Se basa en una investigación de opinión pública a partir de entrevistas telefónicas realizadas con sistema IVR a teléfonos fijos.
 
Luego de una encuesta a 2685 casos a teléfonos fijos, El Monitor, que está compuesto por siete indicadores de inseguridades (económica, alimenticia, laboral, sanitaria, habitacional, educativa y en transporte), arrojó alarma en algunas cifras.
 
Entre los endeudados, el 44,7% manifiesta estar "algo endeudado", el 36,7% "bastante" endeudado, y un 17,1% dice estar "muy endeudado". Sin embargo, el dato principal radica en qu eesas deudas tienen que ver con tarjetas de crédito y bancos, en su amplia mayoría, y por gastos de quehacer diario.