En medio de la profunda crisis que están viviendo las comunidades originarias en Argentina, expresadas en las detenciones de Facundo Jones Huala, líder del pueblo mapuche, preso en forma irregular; el recientemente liberado Agustín Santillán en tierras formoseñas, la desaparición seguida de muerte de Santiago Maldonado durante una protesta mapuche, los ataques a las counidades por las tierras, las explotaciones mineras y la apropiación del agua, la Cámara de Diputados comenzó a debatir el proyecto que suspende los desalojos por cuatro años.

Prensa Movimiento Evita
Prensa Movimiento Evita

El proyecto cuenta con la sanción del Senado, debate que -según los especialistas- era el más difícil de ser aprobado. Este es el primer punto del temario de la sesión que se debatirá este miércoles.
 
Además se pondrán a consideración un conjunto de iniciativas, entre las cuales figura la norma que penaliza la corrupción empresaria.
 
La iniciativa busca establecer una nueva prórroga de la aplicación de la Ley de Tierras Indígenas, para impedir los desalojos de las comunidades aborígenes sometidas a procesos judiciales.
 
El diputado del PRO, Daniel Lipovetzky, dijo que "es necesario terminar el censo", "falta relevar aún el treinta por ciento de las tierras".
 
"Ojalá sea la última prórroga para que los pueblos originarios tengan certeza de las tierras que les corresponden", aseguró.
 
La ley 26.160, sancionada en 2006, declara -en todo el territorio nacional y por cuatro años- la emergencia en materia de posesión y propiedad de tierras que ocupan las comunidades indígenas, cuya personería jurídica estuviese debidamente registrada ante el Registro Nacional de Comunidades Indígenas.