Crèdito: Prensa DPrensa Legislatura
Crèdito: Prensa DPrensa Legislatura

 

La exposición de la ministra de Salud, Ana María Bou Pérez, quien llegó a la Legislatura con funcionarios para explicar los gastos proyectados para 2018, que es menor al de Seguridad 2.000 millones de pesos y estuvo atravesada por el reclamo de un grupo de vecinos de Villa Lugano por la muerte de Martín Firma Paz.

El joven de 29 años falleció el 28 de octubre pasado "después de que en el Centro de Salud de Acción Comunuitaría (Cesac 3) no lo quisieran atender y estar dos horas agonizando en la calle, con un paro cariorrespiratorio".

"Si hubieran actuado antes, mi hijo se salvaba", aseguró Marcela Castro, madre de Martín, quien informó que mantuvieron un encuentro con Bou Pérez en el cual "se puso a disposición de la familia".

Luego, a los gritos los allegados y amigos mostraron su angustia ante la falta de castigo a los responsables de la muerte: "Todos ustedes son unos caraduras". 

La ministra de Salud se defendió diciendo que "se inició un sumario para averiguar lo que pasó porque una muerte al Ministerio no le pasa desapercibida". "Hace diez días estamos con los familiares y tratando con ellos de esclarecer la situación", agregó.

Por otra parte, Bou Pérez remarcó que "se fortalecerá el primer nivel de atención con cinco centros nuevos de salud en zonas vulnerables" del distrito.

Además, señaló que "creamos una nueva modalidad de atención, los Centros de Especialidades Médicas Ambulatorias, de los que hay tres en construcción y que incorporan especialidades médicas, laboratorio y algún estudio para poder llegar al diagnóstico de distintas patologías".

Posteriormente, los legisladores iniciaron la ronda de preguntas a la ministra sobre los gastos planificados para 2018, el Socialista Roy Cortina indagó sobre "el por qué la Ciudad gasta en seguridad privada para los hospitales cuando esa función la pueden llevar adelante agentes de la Policía de la Ciudad". Mientras que la legisladora del Frente de Izquierda Laura Marrone consultó por "la falta de atención del servicio de guardia las 24 horas", lo que, a su entender, "vulnera el derecho de la población a no acceder a un turno médico".