El supuesto testaferro de Amado Boudou, José María Núñez Carmona, sostuvo hoy que los bienes ingresados al blanqueo del 2009 provinieron de su actividad comercial y no de una "inyección de fondos" de sociedades en común con el ex vicepresidente.

Núñez Carmona y Boudou están detenidos desde el 3 de noviembre pasado por orden del juez federal Ariel Lijo, quien los acusó de maniobras de lavado de activos en la causa por enriquecimiento ilícito abierta al ex vicepresidente.

EL ESCRITO 

Sostuvo que "el señor Boudou jamás ha sido accionista de Vail Investment SA ni mucho menos de Embarcaciones Argentinas SA", ambas de su cliente.

"Señor Juez los bienes exteriorizados e ingresados al blanqueo, son exclusivamente aquellos detallados, no existió el blanqueo de dinero en efectivo a que se refiere, como así tampoco existió la pretendida inyección de fondos en sociedades que compartía mi asistido con el señor Boudou", se argumentó en un escrito entregado hoy al juzgado por el abogado de Núñez Carmona, Matías Molinero.

En el escrito, se asegura que el socio de Boudou obtuvo 14.524.728,38 pesos entre 1989 y 1998 en su empresa OM Buenos Aires SA.

Además, se entregó documentación sobre propiedades, entre ellas dos departamentos en Mar del Plata.

"Todos y cada uno de los ingresos detallados permitirán tener por acreditada sobradamente la capacidad económica de mi defendido durante el período analizado", sostuvo.

Núñez Carmona "poseía capacidad económica suficiente, conforme surge de los antecedentes acompañados, para acogerse al blanqueo por los montos de la exteriorización realizada", agregó el abogado.

Boudou y Núñez Carmona pidieron la excarcelación a la sala I de la Cámara Federal porteña, que resolverá esta semana.