Itatí Leguizamón es la esposa del sonarista del submarino ARA San Juan, uno de los 44 tripulantes de la nave, que según confirmó esta mañana la Aramada Argentina, el mismo miércoles 15 de noviembre en que dio aviso de una falla en las comunicaciones, habría sufrido una explosión a eso de las 11 de la mañana.

Los familiares fueron informados esta mañana, poco antes de la conferencia de prensa, luego de que desde Estados Unidos llegara la confirmación de que la "anomalía sonora" que se estaba estudiando ayer se trababa de un "evento corto, violento, no nuclear" compatible con "una explosión".

"Mi enojo es porque fueron perversos, no nos avisararon. Dijeron que era una falla leve. Por qué la explosión", expresó Itatí ante la prensa.

"No nos dijeron que murieron, pero dicen que la explosión hizo que el submarino se sumergiera a más de tres mil metros", contó.

"Mandaron una mierda a navegar. La culpa la tienen los 20 años de abandono de la Armada. En 2014, inauguraron un submarino pintado por fuera y cero equipado por dentro", se quejó Itatí.

Además, contó que el malestar de los familiares es muy grande y que no dejaron que el vocero terminara de explicarles la situación. "Se le fueron al humo", expresó.