La agencia DyN, cuyos principales accionistas son Clarín y La Nación, cerró abruptamente durante los últimos días y hoy se ratificó esa decisión, tomada por la asamblea de propietarios. Tras el cierre llegó el despido de todo su personal, cerca de un centenar de trabajadores.

 

 
El presidente del directorio, Rodolfo Bedoya, comunicó oficialmente que los accionistas resolvieron la disolución de la agencia. En ese sentido, Santiago Magrone, delegado de los trabajadores de la agencia Diarios y Noticias (DyN), fundada en 1982, expresó que este cierre "implica para nosotros la pérdida de casi un centenar de puestos laborales, entre periodistas, reporteros gráficos, administrativos y técnicos".
 
Los trabajadores y trabajadores reclaman ahora por la continuidad de sus fuentes laborales, exigiendo ser reubicados en otros medios de los grupos hegemónicos de noticias mencionados como accionistas principales.
 
La reunión de los accionistas se desarrolló en la Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (Adepa), en el Edificio de la Prensa Argentina, Chacabuco 314, es decir, paradójicamente, el mismo lugar donde DyN fue creada hace 35 años por Clarín, La Nación e importantes diarios del interior.
 
Delegados sindicales y otros trabajadores protestaron durante la jornada con una "radio abierta" frente al edificio donde se realizaba la reunión patronal, que decidió el cierre de DyN, con la participación de dirigentes del Sindicato de Prensa de Buenos Aires (Sipreba) y de la Federación nacional de trabajadores de prensa (Fatpren).
 

EL COMUNICADO DE LOS TRABAJADORES Y LAS TRABAJADORAS

CLARIN, LA NACION, LA GACETA Y RIO NEGRO DECIDIERON

CERRAR LA AGENCIA DYN. CASI CIEN TRABAJADORES EN LA CALLE

Los accionistas principales de la Agencia Diarios y Noticias, los diarios Clarín, La Nación, Río Negro, y La Gaceta (Tucuman), resolvieron hoy la disolución de la sociedad y nominaron a un liquidador que avanzará con el cierre de DyN, y en consecuencia con el despido de casi cien trabajadores de prensa (periodistas, reporteros gráficos, técnicos y administrativos).

No obstante, la Comisión Gremial Interna insiste por estas horas ante el presidente del Directorio (ahora devenido Liquidador) Rodolfo Vedoya, para que Clarín, La Nación y otros accionistas asuman la responsabilidad de incorporar compañeros de la agencia en otras empresas periodísticas de su propiedad.

La asamblea de accionistas tuvo lugar en la sede de ADEPA, en el Edificio de La Prensa Argentina, el mismo sitio en el que más de veinte diarios de todos al país habían creado DyN, hace 35 años.

Clarín y La Nación, devenidos en grupos periodísticos poderosos, no pueden argumentar problemas económicos para ejecutar la decisión de cerrar la mas importante agencia privada nacional, y hasta ahora tampoco se hicieron eco del reclamo de los trabajadores y las trabajadoras para que se preserven los puestos de trabajo. Es decir, Responsabilidad Social Empresaria 0 (Cero).

Cerrar DyN obedece al interés empresario de reconvertir sus negocios, dentro y fuera de la industria de los Medios de Comunicación, y ello se explica en que desde hace al menos tres años venimos denunciando la falta de inversiones en la  actualización del equipamiento técnico de la agencia, al tiempo que esos socios desplegaban recursos económicos en el desarrollo de sus respectivas plataformas digitales.

Lo que desplaza a DyN del espectro de Medios de la Argentina no son "los cambios tecnológicos que transformaron la tarea periodística" ni "el auge de la digitalización y los nuevos ciclos 24 horas de producción informativa de los diarios", argumentos esgrimidos por parte del propio Directorio de la empresa. 

Los trabajadores y trabajadoras de la agencia DyN no fuimos refractarios al avance tecnológico, pero siempre pretendimos que el manejo de nuevas tecnologías también se reflejara en mejores salarios y condiciones de trabajo, y no jugaran en contra de nuestros derechos laboraleS.

Los periodistas, reporteros y técnicos de DyN estamos entrenados para producir las 24 horas información debidamente corroborada y por lo tanto confiable, la misma que publican desde hace años los diarios papel, radios, canales de televisión y portales de noticias, y que reciben también organismos gubernamentales y empresas privadas.

Definitivamente, Clarín, La Nación y los otros accionistas podrían contar con una cada vez mejor agencia de noticias proveedora si así lo hubieran querido e invertido lo necesario, y también si desde 1982 a estos días no se hubiera alterado el poder relativo de cada socio en el Directorio, conforme se producía la concentración de medios en cada vez menos manos empresarias.

El efecto de tal concentración, se sabe, homogeiniza el mensaje y atenta contra la circulación federal de la información, lo cual no es bueno para el sistema democrático.

La situación que hoy atravesamos los trabajadores y trabajadoras de la DyN no constituye un caso aislado: Sólo en los dos últimos años se han perdido en el país más de 2.500 puestos de trabajo en diarios, revistas, agencias, radios, canales de TV y portales de Internet.

Despidos directos, “retiros voluntarios”, jubilaciones anticipadas, y cierres abruptos de Medios a manos de empresarios oportunistas que dejaron un tendal de trabajadores sin siquiera cobrar las indemnizaciones que por derecho les corresponde, explican el desastre y el reclamo urgente de las organizaciones sindicales para que se declare la Emergencia Laboral en el sector.

Los proyectos de reforma laboral y los cambios en el sistema previsional que se impulsan desde el gobierno terminan por configurar un escenario cada vez más complicado para todos los trabajadores del país.