Mauricio Macri decidió la postergación del retiro espiritual que planeó realizar hasta el jueves próximo y antes de fin de año, junto a su gabinete de ministros. En ese sentido, la nueva fecha será en febrero del año que viene, en la localidad balnearia de Chapadmalal.

 

 
Según afirman desde Presidencia, el viaje tiene el objetivo de hacer un "balance de gestión" y "proyectar" los dos años restantes de mandato de Cambiemos.
 
Esta práctica habitual en el macrismo fue suspendida por "problemas de agenda legislativa". Es que el Gobierno decidió quedarse en Capital para imponer el paquete de reformas de flexibilización laboral y previsional en las sesiones extraordinarias que ya se encuentran en pleno desarrollo.
 
Otro de los motivos extraoficiales que llevaron a la postergación del viaje sería el de no viajar a Mar del Plata, en medio de la tragedia del submarino ARA-San Juan, desaparecido hace veintiseis días, con cuarenta y cuatro tripulantes a bordo.
 
Es consabido el reclamo de los familiares contra el Gobierno Nacional, en particular Mauricio Macri y Oscar Aguad, ante los resultados nulos de la búsqueda del navío y la desinformación que existe ante el desastre naval más importante de la historia argentina, fuera de la guerra de Malvinas.