Organizaciones sindicales, políticas y de derechos humanos llevaron a cabo durante la tarde del domingo en el ingreso al Bosque Peralta Ramos, en Mar del Plata, un "siluetazo" contra la presencia del represor Miguel Etchecolatz en ese lugar, luego de que la Justicia le concediera el beneficio de la prisión domiciliaria.

En ese marco, una de los episodios más significativos fue la convergencia de hijos de desaparecidos con hijos de genocidas, unidos en el rechazo a las medidas de impunidad que está tomando últimamente el Poder Judicial, y en particular a la que benefició a Etchecolatz.

La García entrevistó a un representante de cada uno de estos colectivos. Por el lado de los hijos -o ex hijos- de genocidas, quien habló fue Ana Rita Vagliati (quien fuera hija del genocida Valentín Pretti). "Siento un retroceso, como si estuviésemos 20 años atrás", afirmó, en referencia a las últimas decisiones judiciales, y señaló que se trata de "un maltrato, como volver a reírse de todos nosotros".

De todos modos, Vagliati consideró que ese maltrato "es mucho mayor para las víctimas y las familias de las víctimas".

Por su parte, Alejandro Giampa, hijo de desaparecidos, aseguro que Etchecolatz "es el símbolo de lo peor de la dictadura, el que decidió la vida y la muerte de miles de desaparecidos".

Foto: @rosariohas
Foto: @rosariohas