La fábrica de zapatillas Dass, que hasta el año pasado empleaba a 2.100 operarios, anunció unas 300 suspensiones por un mes, hasta febrero y reabrió el plan de retiros voluntarios, que ya había puesto en marcha en 2017.

Crédito: @eltanomdp
Crédito: @eltanomdp

El mayor inconveniente que tienen desde la fábrica es poder competir con la importación indiscriminada de productos similares. Los problemas empezaron el año pasado con suspensiones rotativas y con la reducción de 529 puestos de trabajo a través de los retiros voluntarios al 140%.

Desde el Sindicato de Obreros del Caucho, que representa a los trabajadores de Dass, informaron que los suspendidos cobrarán el 100% de su salario y que los motivos por los que la firma tomó esa decisión son múltiples.

En Argentina, Dass produce y comercializa artículos para sus marcas propias Fila, Umbro, Tryon. Tiene producción en la cuidad misionera de Eldorado, y en Coronel Suárez, Provincia de Buenos Aires.