Pablo Sirvén
Pablo Sirvén

Las redes sociales son un instrumento al que la política echa mano con frecuencia y que con el correr del tiempo ha sumado herramientas que perfeccionaron el trabajo de los militantes. Las encuestas al paso son una de ellas y días atrás quien las utilizó para legitimar su campaña contra la TV Pública (y en especial contra sus trabajadores) fue el periodista oficialista Pablo Sirvén.

Horas antes de que el canal oficial levantara el noticiero de los fines de semana, Sirvén había publicado un incendiario editorial en La Nación contra el medio público. Allí, apeló a una explícita artillería dialéctica para pedir recortes de personal y, sobre todo, tijeretazos en los sueldos.

En ese marco y luego de que la TV Pública sacara del aire el noticiero, Sirvén publicó en su cuenta de Twitter una encuesta que a los empleados del canal estatal les sonó a cachetazo.

Los resultados fueron, en cierta manera, a la medida del asiduo panelista de Intratables: el 58 por ciento de los "votantes" dijo no haber visto nunca ese noticiero, mientras que el 42% aseguró que lo veía a veces o siempre. 

Apelando a las mismas armas que Sirvén, uno de los editores de Infonews publicó en su cuenta personal de la misma red social una encuesta en la que consultó a la 2.0 sobre si leían las columnas del periodista que a la vez es secretario de redacción del periódico.

Los resultados fueron contundentes: solo el 2% respondió que siempre leía los artículos de Sirvén, mientras que el 5% contestó a veces. En tanto, el 93% dijo que nunca lo lee o que ni siquiera sabe quien es Pablo Sirvén.

Las preguntas quedan flotando en el aire (o entre los tuits, militantes o no): ¿Se puede construir legitimidad en base a una consulta en redes sociales? ¿Es ético arremeter desde un poderoso medio de prensa contra los trabajadores afectados por una decisión política? ¿Era más popular el noticiero de la TV Pública que las columnas de Sirvén?