Un bombero del Grupo Especial de Rescate (GER) de la Ciudad de Buenos Aires se arrojó de la terraza de un edificio hasta el piso inmediato inferior para evitar que un hombre de 31 años se arrojara al vacío. El hecho quedó registrado por los vecinos.

El potencial suicida se asomó a la ventana de un departamento ubicado en el sexto piso de un edificio de Callao y Corrientes, en pleno centro de la Ciudad de Buenos Aires. Los miembros del GER se ubicaron un piso más arriba, en la terraza, desde donde se amarraron. De inmediato, uno de ellos, de manera sorpresiva, se arrojó sostenido por una cuerda y, de una patada, hizo que el hombre que amenazaba con matarse caiga hacia el interior de la vivienda.

Según publicó Diario Popular, la novia del hombre llamó al 911 y denunció que la había golpeado y amenazado con un cuchillo a ella y a su padre. Cuando la policía llegó al lugar, el agresor comenzó a gritar que se tiraría por la ventana.