“No podemos sentarnos en la mesa de negociación con una pistola en la cabeza", denunció el secretario general de Obreros del ingenio salteño San Isidro, Mariano Cuenca. La empresa cerró hace dos días y dejó a 700 trabajadores en la calle. Su referencia es más amplia y acusa un intento de direccionar a los empleados en general.

Crédito: Twitter @JujuyPua
Crédito: Twitter @JujuyPua



"Creemos que es un método de extorsión para que los trabajadores cedan derechos”, declaró Cuenca a AM 750. “Van a ir por despidos y rebajas de salarios”, explicó y reclamó “que la empresa dé marcha atrás con el cese de actividades”.
 
En ese sentido, argumentó: “No podemos sentarnos en la mesa de negociación con una pistola en la cabeza. Estamos esperando que el gobernador de la Provincia (Juan Manuel Urtubey) tome intervención en el caso".

"Han puesto un banner en la puerta diciendo que cesaban las actividades por problemas financieros, lo cual es absolutamente falso”, apuntó el sindicalista al indicar que “las ganancias de la empresa son abundantes. La industria azucarera está pasando uno de sus mejores momentos, con múltiples beneficios por parte del gobierno nacional".