La justicia federal empezó a moverse por el caso de la desaparición del submarino ARA San Juan, el 15 de noviembre pasado, fecha del último contacto en el Atlántico sur, con 44 tripulantes a bordo.

 

 
La jueza federal de Caleta Olivia, Marta Yáñez, citó a partir del 29 de enero a autoridades de rango superior de la Armada Argentina como testigos en la causa.
 
Desde el 29 de enero están citados cinco testigos cuyo testimonio sería relevante para dilucidar la suerte corrida por el submarino.
 
Dijo que los familiares no han hecho nuevas presentaciones, y que al estar constituidos como querellantes y ser parte en la causa, están notificados de la resolución de citación a indagatorias.
 
Yáñez informó que también es parte del expediente un informe de la organización de prohibición de explosiones nucleares, que detectó una explosión el mismo 15 de noviembre, y que le fue girado por la Cancillería argentina desde Buenos Aires.