foto telam
foto telam

Las vacaciones que se tomó la plana mayor del gobierno con motivo del fin de semana largo y la preparación del "retiro espiritual" que llevarán a cabo en los próximos días no alcanzaron para evitar el escándalo que ni la prensa oficialista puede tapar por estas horas: las cuentas offshore que el ministro de Finanzas, Luis Caputo, tenía en las Islas Caimán pero ocultó y luego negó.

La información corrió como reguero de pólvora por las redacciones y es el tema central de las conversaciones en el mundo político. Pese a algunos silencios, la oposición cargó con todo contra el poderoso funcionario de Mauricio Macri, a la vez primo hermano de Nicolás Caputo, el "hermano del alma" del Presidente y beneficiario central de la obra pública en todo el país.

Quien más fuerte pegó fue el jefe de la bancada kirchnerista en Diputados, Agustín Rossi, quien además de señalar al  hecho como "un delito", anunció en la red social Twitter que citarán al funcionario "para que concurra al Congreso a dar explicaciones".

“La omisión es un delito. Ademas, Caputo fue quien negoció con los fondos buitres. Como decía Jauretche: ‘Fuimos a negociar al Almacén con el Manual del Almacenero”, disparó el santafesino.

Además, preguntó no sin una fuerte dosis de ironía, si l la titular de la Oficina Anticorrupción, Laura Alonso, denunciará al ministro por haber ocultado que manejó una mamushka de cuentas en uno de los paraísos fiscales favoritos del narcotráfico, la mafia y el delito internacional en general.

También cargó con dureza el exgobernador bonaerense Felipe Solá, que acusó a Caputo de estar "por debajo de la mínima ética necesaria para ocupar un cargo público". En declaraciones a Radio 10, el dirigente dijo esperar "que la Justicia, que elige con quién apurarse y con quién no, tenga la velocidad debida con el señor Caputo”.

En tanto, el siempre incendiario Aníbal Fernández resumió su posición también en un tuit: "Impresentable", disparó.

Por su parte, desde la izquierda, el legislador porteño por el FIT, Gabriel Solano, vaticinó que Marcos Peña dirá "que fue un error y que no le costará el puesto", en referencia a los dichos del Jefe de Gabinete sobre el otro escándalo oficial de los últimos días, en ese caso protagonizado por Jorge Triaca.

Asimismo, Alcira Argumedo expresó a través de su cuenta en la red que la situación del funcionario clave en Finanzas y negociación de la deuda externa, lo pone en el lugar "tanto emisor como tomador de la deuda a cien años". Sobre eso, señaló: "El eufemismo de moda es ‘conflicto de intereses’. En castellano es corrupción".