La muerte de la muerte: el día que Menéndez persiguió con un cuchillo a Nora Cortiñas
La muerte de la muerte: el día que Menéndez persiguió con un cuchillo a Nora Cortiñas

Luciano Benjamín Menéndez falleció este martes en Córdoba a los 90 años. Fue el genocida más condenado por crímenes de lesa humanidad en el país - recibió 13 cadenas perpetuas - y estuvo imputado en 800 causas por los delitos que cometió en la clandestinidad de la última dictadura cívico - militar y antes de 1976. 

A menos de un año de la recuperación de la democracia, el 21 de agosto de 1984, Menéndez mostró en la vía pública su perfil criminal al abalanzarse con un cuchillo sobre un grupo de manifestantes, entre los que estaba la querida Madre de Plaza de Mayo, Nora Cortiñas.

Esa noche, el represor había asistido a Canal 13 para ser entrevistado por Bernardo Neustadt y Mariano Grondona, los conductores del programa "Tiempo Nuevo", reconocidos por ser amigos de la derecha, la Iglesia y funcionales a las dictaduras argentinas.

Después de una amigable nota, Menéndez salió del Canal envuelto en un sobretodo oscuro, se subió a un Ford Falcon - auto emblema del terrorismo de Estado - acompañado por su esposa, su hijo, un custodio y un colectivo de la Policía Federal que lo precedía. 

Un grupo de militantes de la Juventud Comunista y Nora Cortiñas, entre otros defensores de los derechos humanos, lo esperaba en la puerta para repudiarlo al grito de "asesino" y "cobarde". Fue en ese momento, que la bestia mostró su interior. Menéndez saltó del auto, desenvainó un cuchillo de acero de 22 centímetros y corrió para atacarlos en una escena escalofriante que fue interrumpida cuando su hijo y el custodio lo tomaron del brazo para detenerlo. 

El fotógrafo Enrique Rosito, por entonces trabajador de la agencia DyN, logró inmortalizar la escalofriante escena que fue la tapa del diario Clarín al día siguiente y se multiplicó en los principales diarios del mundo. Un año después, el reportero recibió el Premio Internacional de Periodismo Rey de España.