En declaraciones realizadas por Mariela Belski, directora ejecutiva de Amnistía Internacional Argentina, en el programa A los botes de FutuRock FM, expresó que "la sociedad cree que con la Iglesia se está trabando el avance de la educación sexual".

 
 

Foto: Infonews.
Foto: Infonews.

 
Dijo que "desde Amnistía hace más de ocho años que venimos con una agenda muy fuerte con respecto a la cuestión del aborto. Hicimos esta misma encuesta hace cuatro años donde no tuvimos, ni por asomo, los números que tenemos hoy". 
 
"En los últimos años, hubo una disminución en la inversión por parte del Gobierno en cuanto a políticas en capacitaciones por educación sexual. A partir de esta encuesta, nuestra intuición era que la gente está más informada a partir de la propuesta de Macri para debatir en aborto y que hay un interés en debatir", sostuvo.
 
"El 91 por ciento de los encuestados considera que debe haber educación sexual en las escuelas primarias y el 85% en secundarias.
Un 72% cree que el Estado hace poco esfuerzo para que esto suceda y un 63% cree que no tiene ningún tipo de interés. La sociedad cree que con la Iglesia se está trabando el avance de la educación sexual", aseguró. 
 
"El Estado tiene que proveer un rol de información actualizada para poder debatir esto y no lo están haciendo. Marcos Peña en el Congreso lo pudo exponer el otro día. Los datos que manejamos son viejos y no se pueden actualizar porque en los hospitales no hay registros del problema. También tiene que ver con que el problema no importa tanto. Esta encuesta les puede ser de mucha utilidad", sentenció.
 
"Un 59% está de acuerdo con que se despenalice el aborto y un 37, en desacuerdo", explicó Belski.
 
"Me acuerdo cuando Cristina pone en debate el matrimonio igualitario. No era que estaba en la casa de todos ni en la agenda. En nuestra encuesta da que el 98% sabe que se va a debatir en el Congreso. Esto da a conocer que la gente está interesada e influida. El 48% de los encuestados dice conocer a alguien que ha hecho un aborto. Es un número altísimo", explicó.
 
"Todo esto tiene que ver con la lucha de mujeres que nunca bajaron los brazos. Es muy importante que el Presidente haya abierto el debate, junto con los artistas que hacen que la gente debata más en lo cotidiano", sostuvo la directora.
 
"Nos preocupa que estos debates son con posiciones antagónicas. Es una muy mala estrategia. Esta vez, los senadores tienen que tener en cuenta que las posturas muy disimiles no controlen el debate, que no sea faccioso", declaró.
 
"Capaz los motivos fueron esos, pero alguien que pone un tema tan contundente en la agenda no quiere perder, que esto salga mal es una derrota. Al Gobierno le preocupa controlar el debate pero también le preocupa que salga bien y se apruebe", concluyó.