El papa Francisco pidió hoy que en la Iglesia haya más "curas callejeros" que "caminen en medio de su pueblo". El mensaje lo envió este jueves en la misa que marcó el inicio de la Semana Santa, la sexta que lo encuentra al frente del Vaticano. 

"Esta es la gran opción de Dios: el Señor eligió ser alguien cercano a su pueblo. Treinta años de vida oculta. Después comenzará a predicar", recordó durante su homilía en la Basílica de San Pedro.

"La cercanía es más que el nombre de una virtud particular, es una actitud que involucra a la persona entera, a su modo de vincularse, de estar a la vez en sí mismo y atento al otro", subrayó ante los obispos que lo acompañaron.

"Estén cerca de la gente, creyentes y no creyentes"

"Cuando la gente dice de un sacerdote que es cercano suele resaltar dos cosas: la primera es que siempre está. Y otra es que sabe encontrar una palabra para cada uno. Habla con todos, dice la gente: con los grandes, los chicos, los pobres, con los que no creen. Curas cercanos, que están, que hablan con todos... Curas callejeros", pidió.

"Al sacerdote cercano, ese que camina en medio de su pueblo con cercanía y ternura de buen pastor no es que la gente solamente lo aprecie mucho; va más allá: siente por él una cosa especial, algo que solo siente en presencia de Jesús", afirmó y finalizó: "Estén cerca de la gente, creyentes y no creyentes".