Comienza una nueva etapa: Lula ya se encuentra detenido en una sede policial en Curitiba
Comienza una nueva etapa: Lula ya se encuentra detenido en una sede policial en Curitiba

Los esfuerzos del poder concentrado de Brasil consiguieron uno de sus objetivos y finalmente el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva quedó alojado esta noche en una sede policial de Curitiba, al sur del país.

Lula, condenado por un hecho de corrupción que los jueces no pudieron probar pero que dieron de todos modos por concretado basándose en el testimonio de un empresario "arrepentido", habló durante la jornada del sábado ante miles de seguidores, asegurando que no tenía miedo y que demostraría su inocencia.

El ex mandatario y candidato del PT para las elecciones presidenciales de este año fue trasladado desde San Pablo a su celda, mientras las calles exhibían fuertes demostraciones de repudio a la condena arbitraria a la que fue sometido.

Lula ingresó bien entrada la noche en la sede de la Superintendencia Federal de la Policía de Cutiriba, donde agentes reprimieron a manifestantes que lo aclamaban.

En el lugar había ya preparada la celda especial en la que al menos el juez que lo condenó, Sérgio Moro, espera que cumpla la condena de algo más de 12 años de prisión, si bien hay muchas posibilidades de que Lula pueda dejar mucho antes su cautiverio por diversas razones.

“Cometí un crimen, que fue llevar los pobres a la universidad, permitir que compren coches, que tengan comida. Si eso es ser criminal, lo seré el resto de mi vida", había dicho horas antes Lula en un encendido discurso antes miles de seguidores.

Y agregó: "No tengo miedo; voy a demostrar que soy inocente. Y no perdono (a la Justicia brasileña) haberle dicho a la sociedad que soy un ladrón",