Parte de la Unidad Penitenciaria de Ezeiza. Fotografía realizada por las internas en el taller de fotografía estenopeica de YoNoFui.
Parte de la Unidad Penitenciaria de Ezeiza. Fotografía realizada por las internas en el taller de fotografía estenopeica de YoNoFui.

 
Las políticas públicas del Estado argentino repercuten en la sobrepoblación de los centros penales, dijo este viernes el Relator Especial sobre Tortura de Naciones Unidas, Nils Melzer.
 
"Hay leyes y políticas públicas que probablemente lleven a incrementar la sobrepoblación carcelaria en Argentina", señaló Melzer durante una rueda de prensa en Buenos Aires.
 
Ante un "estado de emergencia" que predomina en las cárceles de todo el territorio, el experto de la ONU confirmó que demasiados reclusos se encuentran bajo arresto en un sistema carcelario que está colapsado.
 
Esa situación conduce a un deterioro "dramático" de las condiciones de detención, tanto en las cárceles federales y provinciales como en las comisarías.
 
"Hay que actuar ya o va a empeorar la superpoblación carcelaria de la Argentina", urgió Melzer al presentar las conclusiones preliminares de su visita oficial al país realizada entre el 9 de abril y este viernes.
 
Invitado por el Ejecutivo de Mauricio Macri, Melzer se reunió durante su estadía con autoridades de organismos nacionales y provinciales, con representantes de la sociedad civil, y con víctimas de violaciones de derechos humanos.
 
Con el propósito de evaluar "el trato y las condiciones de vida de las personas privadas de libertad", el relator de la ONU visitó cárceles, comisarías, centros psiquiátricos y establecimientos de menores y mujeres.
 
Al presentar los resultados de su trabajo, Melzer constató que "parte de la arquitectura de la última dictadura argentina (1976-1983) convive actualmente en los lugares de detención".
 
En la violencia institucional, sostuvo el representante de Naciones Unidas, intervienen con impunidad tanto las fuerzas de seguridad como los agentes penitenciarios.
 
"En las últimas tres décadas, la sociedad argentina ha probado ser capaz de luchar contra la violencia de la tortura y los abusos", afirmó Melzer durante su exposición.
 
El relator pidió por ello al Gobierno y a la sociedad que esté "la altura de los logros históricos" y rechace "toda forma de tortura, inhumanidad, crueldad y humillación, no solo las del pasado, sino también las del presente y sobre todo las del futuro".
 
Melzer, que concluye este viernes su visita oficial en el país, presentará los frutos de su investigación en un informe que elevará al Consejo de Derechos Humanos en marzo de 2019. (Sputnik)