Sociedad

Lesboodio en un supermercado: "Tomátelas antes de que te arranque la cabeza"

Florencia y su pareja se dieron un beso mientras hacían las compras en un negocio de Morón. Ante el gesto de amor, el dueño las increpó y las amenazó.

"Putas, taradas. Tómensela de acá”. Así las echó el agresor, que dijo ser el dueño del supermercado. (Fotos: Facebook)
"Putas, taradas. Tómensela de acá”. Así las echó el agresor, que dijo ser el dueño del supermercado. (Fotos: Facebook)

Florencia Guadalupe Burgos e Irupé Bustos fueron el viernes pasado al supermercado Rosana, en el partido bonaerense de Morón. Mientras hacían las compras, se abrazaron y se dieron un beso. "Es ahí cuando se acerca el señor del video y nos dice de mala manera que no podíamos darnos besos en ese lugar, que había criaturas y familias, que para eso fuéramos a la cancha", relataron en sus cuentas de Facebook, a través de las cuales hicieron pública la denuncia.

Las chicas le contestaron que no había nada de malo en un beso, pero el agresor les volvió a decir lo mismo. Entonces la pareja dejó la mercadería y se retiró del lugar. "Putas, taradas. Tómensela de acá”, les gritó el hombre.

"Esperamos que llegue el día en que nadie nos diga a quién podemos querer y podamos ser libres sin pagar ningún precio por ello"

Ante el ataque, Florencia le advirtió que les estaba faltando el respeto y le pidió su nombre y apellido. "Yo soy el dueño. Tomátela de acá antes de que te dé lo que te hace falta”, respondió. En ese momento, decidió filmarlo y, lejos de intimidarse, el hombre reiteró la amenaza ante la cámara: "Tomátelas antes de que te dé una trompada y te arranque la cabeza”.

"Este es otro de los lamentables ejemplos de la sociedad retrógrada en la que vivimos. Nunca creímos que algo simple y rutinario como hacer las compras se iba a convertir en una situación tan triste e incómoda", lamentó Florencia e informó que además del escrache público, realizaron la denuncia en una Fiscalía y en el Inadi.

"Esperamos que llegue el día en que nadie nos diga a quién podemos querer y podamos ser libres sin pagar ningún precio por ello", anheló la joven al finalizar el post. Los gestos de acompañamiento no tardaron en llegar y ya hubo personas que propusieron realizar un besazo y repartir volantes en el supermercado, ubicado en las calles Azcuénaga y Mendoza, para repudiar tanta intolerancia y odio.

Noticias de “Homofobia”
Seguinos