UniCABA
UniCABA

Luego de la multitudinaria marcha de docentes, estudiantes y personal de los 29 profesorados el pasado miércoles contra el proyecto presentado por la ministra de Educación, Soledad Acuña, para la creación de UniCABAInfonews dialogó con Mariano Romano, presidente del Centro de Estudiantes del Joaquín V. González, quien contó de qué se trata y por qué se opone toda la comunidad educativa.

En palabras de la ministra Acuña, la creción de la UniCABA es un 29x1, es decir, el cierre de los 29 profesorados de formación docente de la Ciudad de Buenos Aires a cambio de una Universidad que nuclearía los diferentes espacios educativos en uno.
 
Sin embargo, Mariano Romano destaca: “insistimos y queremos que quede claro que hablamos de 29 instituciones distintas. No hablamos de instituciones que forman a todos para el mismo sistema educativo. Hablamos de institutos que forman para la enseñanza media y superior, para nivel primario e inicial, hablamos de Educación Física, hablamos de Traductorados, hablamos de Escuelas artísticas, hablamos de Enseñanza Especial como es el ISPEE. Hablamos de la diversidad que implica que exisistan todas estas instituciones con sus características propias y con su articulación con sus comunidades de origen”.
 
En un proyecto que, a todas luces implica un recorte, uno más, al sistema educativo, Romano hace hincapié en la falta de diálogo por parte del Ministerio de Educación ante la presentación de un proyecto el pasado noviembre en la Legislatura porteña, tal vez, a sabiendas de que sería ampliamente rechazado: “Dicho por la ministra de Educación el 29 de noviembre, sacado de los titulares de los diarios este proyecto implica el 29x1. Es decir, la desintegración, el cierre de los 29 institutos de formación docente de la Ciudad de Buenos Aires".
 
"A su vez, el cierre de los profesorados implica la reforma estructural del sistema de formación docente y es una reforma que ha sido llevada adelante sin consultar ni a un solo integrante de las comunidades educativas de los institutos. Ni siquiera se comentó este proyecto y hasta podríamos decir que se ocultó porque previo a la fecha en que este proyecto se presenta, habían ocurrido dos encuentros entre autoridades y estudiantes donde se plantearon otras cuestiones y en ningún momento comunicaron que se estaba llevando adelante o que había una reforma similar en vistas de ser implementada”.
 
“Es un proyecto que sale a la luz para las comunidades educativas, a partir del 22 de noviembre a través de los medios de comunicación, no se nos informó que esta reforma iba a ser llevada adelante. Por eso el rechazo, por lo que implica el cierre de los 29 institutos y por lo inconsulto y autoritario que entendemos ha sido este proyecto. Porque más allá de las distintas opiniones de si hay que consultar o no a las comunidades educativas -nosotros entendemos que sí, obviamente-, la ley explicita que para este tipo de reformas debe haber un diálogo entre el Poder Ejecutivo y las comunidades educativas”, manifiesta.
 

UniCABA
UniCABA

 
“El cierre de los 29 profesorados implica terminar con posgrados gratuitos, en muchos casos únicos en la Ciudad de Buenos Aires y en muchos casos también a nivel país con reconocimiento a nivel nacional e internacional; significa cerrar y terminar con centros de investigación, tanto de ejes disciplinarios -como por ejemplo Historia, Geografía, Educación...-, como así también, de centros de investigación pedagógicos o de otras áreas que funcionan en los institutos de formación docente y que son llevados adelante por docentes, especialistas y estudiantes”, asegura. 
 
“A su vez, significa -y esto es un elemento muy importante dentro del proyecto- terminar con la vida democrática de las instituciones. Hoy día, las instituciones de formación docente funcionan con un Consejo Directivo que tiene paridad docente-estudiantil y que tiene representación de todos los claustros de todas las comunidades en la mayoría de los casos, es decir que cada claustro elige a sus representantes que van a llevar adelante, e incluso, dentro del Joaquín (V. González) se elige un Consejo Directivo que es votado directamente por los distintos claustros, más allá de que debe cumplir con ciertos requisitos, obviamente. Esto dejaría de existir dado que el proyecto estipula que habría un rector-interventor nombrado por el Ministerio de Educación de la Ciudad quien sería el encargado de llevar adelante el estatuto en esta supuesta Universidad”, agrega Romano con notoria preocupación. 
 
Del proyecto se desprende que “ese estatuto va a ser llevado adelante en mayor medida por legisladores y legisladoras del oficialismo y en menor medida por algún legislador o legisladora de la oposición. Es decir, que este proyecto sigue siendo llevado adelante por el mismo sector político que lo ideó y que lo quiere implementar”, cuenta y desarrolla un punto que no es menor por la historia reciente de nuestro país.
 
“Hay otras cuestiones que tienen que ver con la posible intervención de esta supuesta universidad. Estamos a cien años de la Reforma Universitaria, y gracias a luchas históricas por la Educación hasta el día de hoy las fuerzas de Seguridad no pueden intervenir la Universidad, sin embargo, este proyecto estipula que sí, que esta supuesta nueva Universidad podría ser intervenida. Es decir, que la vida democrática de esta nueva institución es, contradictoriamente, antidemocrática, regresiva y reaccionaria”.
 
Sobre el plan de estudios, Romano asegura que la reforma implica un cambio rotundo en el sistema educativo: “también nos oponemos por el tipo de formación, más allá de que los planes de estudio no están delineados y las carreras tampoco, nosotros hoy día elegimos la formación docente. Nos formamos con un perfil de docente que tiene que ver con docentes críticos formados en varias áreas. Nuestros profesorados tienen una formación muy fuerte en lo que se conoce como el campo profesional, que es el campo que te prepara para abocarte al aula, llevar tu contenido, vos tenés que saber lo que vas a enseñar y tenés que saber cómo enseñarlo, y tiene que ver con las materias pedagógicas, el cómo se enseña y se aprende: saber sobre Pedagogía, saber sobre Didáctica, saber sobre Educación. Esas tres áreas: lo disciplinar, el campo de la formación general y el de la práctica docente están fuertemente articuladas. Es por eso que nosotros defendemos esta orientación, que no es la que vendría a proponer este proyecto”.
 

UniCABA
UniCABA

 
También ponen la mirada en el recorte y la pérdida de empleos que implicaría la reforma: “Hay otras cuestiones que tienen que ver con la continuidad del trabajo de cada uno de los sectores que fueron parte de las comunidades educativas. Se dice en el proyecto que estaría garantizada la continuidad del trabajo de los y las docentes. Eso entendemos que es falaz, porque si ni siquiera están puestos sobre la mesa los planes de estudio que va a tener esta supuesta universidad, no podemos decir que van a estar garantizados los puestos de trabajo porque no sabemos si las áreas donde se desempeñan van a tener continuidad. Por otra parte, hay muchos docentes que hoy son interinos que, a pesar de cumplir con los requisitos, porque el Gobierno de la Ciudad no ha llevado adelante una titularización masiva, por lo tanto sufren una constante inestabilidad laboral. Además con este 29x1 es muy extraño que vayan a garantizar la continuidad de todos y todas. ¿Qué pasa con el personal no docente o administrativo? Si hablamos de un 29x1 claramente sale a la luz que es imposible que se puedan mantener esas estructuras y todo ese personal en una sola institución”.
 
Los alumnos y los docentes también alzan la voz con respecto a los títulos y a la futura titularización y aseguran que “hay una incertidumbre que tiene que ver con qué título, entre comillas, va a valer más o menos. Qué incumbencia, qué características va a tener cada una de las titulaciones en relación a aquellos graduados que salgan de la Unicaba con aquellos alumnos y alumnas que terminemos nuestra carrera docente previamente y en relación a los que hace más años que se encuentran trabajando y que son parte del sistema educativo. ¿Hay algún título que va a valer más o menos? ¿Se van a poner postítulos pagos para que se haga algún tipo de actualización? ¿Se nos va a obligar a ir a esa Universidad con planes con los que podemos no estar de acuerdo en el perfil y en tipos de formación que se lleve adelante? ¿Se nos va a obligar a ir a esa Universidad para poder seguir trabajando? Bueno, son todas preguntas que se abrieron y que nadie ha sabido responder hasta el momento".
 
"Pero hay un tema fundamental que tiene que ver con el título y con la pérdida de derechos de quienes estamos hoy formándonos: el título en nuestros profesorados es nacional, y con esta UniCABA, el título pasa a ser jurisdiccional. Es decir que baja su incumbencia, que perdemos la posibilidad de tener un título nacional a cambio de un título que sólo nos habilitaría a trabajar en la Ciudad e Buenos Aires”.
 
Al ser consultado sobre los espacios de diálogo con las autoridades del Ministerio de Educación o del Gobierno de la Ciudad que conducen Acuña y Rodríguez Larreta, Romano asegura que “no hay ningún espacio de diálogo abierto por parte de las autoridades nacionales, ni por parte del GCBA, ni por parte del Ministerio de Educación. Las comunidades educativas no han sido convocadas desde el 22 de noviembre a esta parte. Sólo ha habido dos encuentros con las rectoras en los que se explicitó por parte de la ministra Soledad Acuña y Maxi Ferraro, presidente de la Comisión de Educación por parte del PRO, que es voluntad política del jefe de Gobierno, y de la ministra de Educación que este proyecto salga”.
 

UniCABA (foto Infonews)
UniCABA (foto Infonews)

 
“No hay un solo espacio abierto a las comunidades educativas. Y a su vez nosotras y nosotros  -no sólo desde el ámbito estudiantil sino de todos los sectores educativos- ya anticipamos que no vamos a negociar el cierre de las instituciones educativas, no hay un diálogo posible mientras haya un proyecto inconsulto y autoritario presente en la Legislatura. Por eso, simplemente lo que exigimos es que este proyecto se retire y en caso de que así lo deseen las autoridades, se convoque a las comunidades educativas a discutir cualquier política educativa que se quiera llevar adelante en la Ciudad de Buenos Aires”.
 
Para finalizar, Romano resalta que “no ha habido una reforma educativa, una política educativa que haya tenido tal nivel de rechazo unánime, contundente y argumentado. Autoridades, docentes, estudiantes y todo el personal de las instituciones rechaza, en conjunto este proyecto con una argumentación sólida desde el punto de vista político, académico y pedagógico. Creemos que ese es un elemento que habla un poquito de en qué consiste este proyecto y por qué es importante que nos escuchen y que sea retirado”.

El proyecto