El momento del rescate luego de la caída
El momento del rescate luego de la caída

 
Solo tres mujeres son las sobrevivientes de la tragedia aérea que enluta a Cuba luego de que un avión comercial de Cubana de Aviación se estrellara este viernes poco después de haber despegado del Aeropuerto Internacional de La Habana
 
La nave llavaba 104 pasajeros y 9 tripulantes a bordo. Entre las víctimas hay dos argentinos.
 
Los argentinos fallecidos en la tragedia son Dora Beatriz Cifuentes y Oscar Hugo Almaras.
 
"Ha ocurrido un lamentable accidente de aviación. Según el personal de Cubana (de Aviación) tienen 104 pasajeros con nueve personas de tripulación. Las noticias no son nada halagüeñas, parece que hay un alto número de víctimas", dijo el presidente de Cuba Miguel Díaz-Canel, tras llegar al lugar del accidente.
 
El mandatario destacó que la respuesta de las fuerzas sanitarias y de salvamento al "lamentable" accidente del avión estrellado hoy en las inmediaciones del aeropuerto de La Habana fue "inmediata".
 
"Se siguieron de inmediato las acciones que están previstas en los planes para eventos de este tipo. Se ha organizado todo, se extinguió el fuego, se están identificando los restos y ya se creó una comisión para investigar el hecho", dijo a la televisión estatal cubana desde el lugar del siniestro.
 
Díaz-Canel insistió en que "se van a hacer todas las investigaciones" para esclarecer las causas del accidente y envió condolencias a los familiares de las víctimas de la aeronave.
 
La aeronave, un Boeing 737 alquilado a la aerolínea mexicana Global Air, compañía registrada también como Damojh Aerolíneas, se estrelló a las 12:08 (hora local) cerca de la capital cubana poco después de despegar del aeropuerto José Martí.

El vuelo DMJ 0972, que hacía el recorrido desde La Habana a Holguín, se precipitó en el momento del despegue sobre un campo en la localidad de Santiago de Las Vegas, a 1,5 kilómetros de la pista.

Un testigo presencial dijo que el avión despegó pero cuando estaba en el aire se detuvo y después descendió en picada hasta caer y escucharse una explosión, informó la agencia de noticias Efe.
 
El presidente cubano acudió al lugar del accidente, a un kilómetro y medio de la Terminal 1 del Aeropuerto Internacional José Martí de La Habana, junto a varios ministros y autoridades del gobernante Partido Comunista de Cuba (PCC).

Agregó que la aeronave, que cubría la ruta Habana-Holguín, se estrelló "en un campo de cultivo, por lo que no se dañó ninguna instalación ni ninguna vivienda" y resaltó la actitud de los vecinos del lugar, que fueron los primeros en ofrecer auxilio a los heridos.

Según Granma, el diario oficial del Gobierno cubano, tres pasajeros han logrado sobrevivir, pero están hospitalizados en estado crítico.
Hasta esta noche no se habían difundido partes oficiales sobre la cantidad de víctimas mortales ni su nacionalidad.

Pero según medios estatales cubanos, como Granma, la mayoría de los pasajeros eran cubanos, a excepción de cinco extranjeros cuya nacionalidad aún se desconoce y de los miembros de la tripulación, que eran mexicanos. Por su parte, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes de México dijo en un comunicado que "durante el despegue aparentemente sufre una falla y se precipita al terreno", y precisó que en el avión viajaban cinco tripulantes mexicanos.

Los bomberos se apresuraron a extinguir las llamas que envolvieron al Boeing 737, que estaba destinado a dar un pequeño paseo hacia la ciudad oriental cubana de Holguín.

Granma precisó que en el hospital Calixto García se atienden los tres sobrevivientes. Su director, Martínez Blanco, dijo que fueron cuatro personas las que llegaron al Calixto García: un hombre, que falleció, y tres mujeres que se encuentran en estado crítico. En el Aeropuerto Frank País, de Holguín, fue creado un puesto de mando especial.

A las 22 (23 de Argentina) se espera la salida de un vuelo Holguín-La Habana con familiares de las víctimas para la identificación de los cuerpos.

La investigación de los pasajeros la lleva a cabo el Laboratorio Central de Criminalística, regido por el Instituto de Aeronáutica Civil.
Los familiares de los pasajeros realizarán reconstrucciones faciales, brindarán fotos y cualquier tipo de información que pueda ayudar a reconocer a los fallecidos.
 
Cubana de Aviación ha puesto fuera de servicio a muchos de sus aviones debido a problemas de mantenimiento en los últimos meses.
De hecho, el primer vicepresidente cubano, Salvador Valdés Mesa, se reunió ayer con funcionarios de Cubana de Aviación para analizar mejoras en su servicio.

La aerolínea es notoria por sus frecuentes retrasos y cancelaciones, que Cubana atribuye a la falta de piezas y aviones debido al embargo comercial de los Estados Unidos en la isla.

El director general de Cubana, el capitán Hermes Hernández Dumas, dijo el mes pasado a los medios estatales que los vuelos nacionales de la aerolínea transportaron 11.700 pasajeros más de lo previsto entre enero y abril de 2018.

El accidente de este viernes fue el tercero en importancia en Cuba desde 2010. 
 
El año pasado, un avión militar cubano se estrelló contra una ladera en la provincia occidental de Artemisa, donde murieron ocho soldados que iban a bordo. En noviembre de 2010, un vuelo de AeroCaribbean desde Santiago a La Habana cayó con mal tiempo cuando sobrevoló el centro de Cuba, dejando 68 muertos, incluidos 28 extranjeros, en lo que fue el peor desastre aéreo del país en más de dos décadas.

El último accidente que involucró un avión operado por Cubana de Aviación fue el 4 de septiembre de 1989, cuando un vuelo charter desde La Habana a Milán, Italia, cayó poco después del despegue. Murieron 126 personas a bordo y al menos dos docenas en tierra.