El régimen jujeño de Gerardo Morales multiplica sus actos de presecución y amedrentamiento contra la dirigente Milagro Sala y la agrupación Tupac Amaru.
 
 
Gerardo Morales volvió a la carga contra la presa política de Cambiemos -sin libertad desde desde enero de 2016, es decir, 884 días-, esta vez, desmantelando la sede de la organización. 
 
Tras la intervención ilegal de la sede nacional de la Tupac Amaru en Jujuy, ahora la están vaciando por completo, según denunció la organización a través de las redes sociales.
 
Mirá las imágenes.