La situación del gremio de prensa es cada día más precaria. Este vez son los trabajadores de Editorial Atlántida, quienes denuncian un ajuste brutal sobre el plantel de la histórica revista infantil Billiken.  

"Las autoridades de Editorial Atlántida decidieron que, a partir de junio de este año, Billiken pase de ser una revista semanal a una publicación mensual. Como consecuencia, 12 colaboradores permanentes vieron reducido su salario en un 40% y 9 colaboradores “factureros” se quedaron sin trabajo", explicaron los trabajadores en un comunicado y detallaron que entre los afectados por la medida hay ilustradores, diseñadores gráficos, correctores, productores, redactores y fotógrafos.

"Según los directivos de la empresa, se trata de una medida transitoria (por 6 meses) hasta que “puedan ordenar los números del negocio”, y pidieron que los trabajadores “aguanten” con un salario reducido hasta tanto la situación se normalice", continúa el texto. 

"Estamos unidos y no vamos a permitir que la variable de ajuste sean los trabajadores"

Ante este fuerte recorte, la Asamblea de Trabajadores de Editorial Atlántida reclama que sea la patronal quien se haga cargo económicamente de su decisión para que no terminen siendo los laburantes la variable de ajuste. 

Los trabajadores de Billiken se declararon en estado de alerta y asamblea permanente, mientras realizaron asambleas, aplausazos y un petitorio firmado por más de 100 colegas de todos los sectores de la empresa.

Por su parte, los abogados del Sindicato de Prensa de Buenos Aires (SiPreBA) presentaron un escrito ante el Ministerio de Trabajo denunciando este hecho.

Billiken cumplirá su centenario el año que viene, en un contexto triste para los trabajadores de prensa argentinos.
Billiken cumplirá su centenario el año que viene, en un contexto triste para los trabajadores de prensa argentinos.

La revista Billiken se publicó por primera vez el 17 de noviembre de 1919 y es la más antigua de habla hispana en su rubro en la actualidad. Fue creada por el escritor uruguayo Constancio Vigil y siempre la editó Atlántida.