Por Javier Andrade, legislador porteño de Unidad Ciudadana


El Gobierno de la Ciudad quiere fusionar en el predio del Hospital Muñiz, el Instituto de Rehabilitación Psicofísica, el Hospital de Rehabilitación Respiratoria Ferrer, el de Gastroenterología Dr. Bonorino Udaondo y el Oncológico Marie Curie. Este “5×1”, como lo bautizaron los trabajadores y trabajadoras de la salud, tiene el objetivo de regalarle estos enormes y valiosos terrenos a los que lucran con los negocios inmobiliarios. 


Los y las profesionales ya expresaron su rechazo a la iniciativa de Larreta y advirtieron que esta iniciativa aumentará, aparte de recortar puestos de trabajo, aumenta los riesgos hospitalarios y perjudicará la atención sanitaria pública.

Mientras el Ejecutivo sigue sin ofrecer información, los diputados y diputadas de Cambiemos se niegan a aprobar los pedidos de informes que presentamos con el bloque de Unidad Ciudadana y otros bloques de la oposición, aduciendo que todavía “no hay un plan concreto”.

Sin embargo, el jueves 19 de julio vimos en el Boletín Oficial que el Gobierno porteño había desafectado la protección cautelar del Hospital Muñiz, para de esa manera habilitar la modificación de su estructura y/o demolición. O sea: Sí tienen un plan, y , ya está en marcha.


El cinismo del Gobierno no tiene techo. Por eso justifican la resolución con el mal estado del hospital. La gestión que gobierna hace 11 años la Ciudad de Buenos Aires y es responsable del deterioro y abandono de los hospitales públicos, ahora nos dice que tirando abajo gran parte de este patrimonio histórico se va a resolver esta problemática.


Las prioridades de Larreta van a contramano del bienestar de los habitantes de la Ciudad. En Lugano los vecinos y vecinas tuvieron que movilizarse la semana pasada para impedir el cierre de un centro de salud.

Además, esperan la construcción de un hospital desde el año 2009. Este panorama se reitera en todos los hospitales y centros sanitarios de la Ciudad, especialmente en los involucrados en el proyecto del “5x1”.

A la carencia de recursos e insumos, hay que sumar la falta de nombramiento de cargos.


Por último, el proyecto “5x1” implica la pérdida de identidad de las instituciones, muy arraigadas en sus respectivas comunidades, y aparte tiene una vinculación con el nuevo Código Urbanístico que impulsa el Poder Ejecutivo porteño.

La estructura del Hospital Muñiz al que le acaban de sacar la protección, tiene valores urbanísticos, arquitectónicos e histórico-culturales sobresalientes. Por eso es necesario preservarlo como ejemplo paradigmático de los diversos procesos de la evolución histórica del distrito.