El hipermercado Carrefour lanzó una campaña publicitaria sexista para fomentar las ventas en el Día del Niño y la Niña. La imagen fue publicada por la Editorial Chirimbote, que trabaja por una educación libre con perspectiva de género.

Cero en perspectiva de géneros. (Foto: Facebook Antiprincesas / Chirimbote)
Cero en perspectiva de géneros. (Foto: Facebook Antiprincesas / Chirimbote)

Los responsables del marketing de la cadena francesa de supermercados reforzaron todos los estereotipos de género que pudieron en su cartelería. Desde los colores que eligieron (azul para ellos, rosa para ellas) hasta el destino/rol asignado para cada uno: campeón para los varones y cocinera para las mujeres

"¿Es que no reconocen los avances en perspectiva de géneros? (...) El sexismo a pleno en carteles que hablan de "niños contentos". Seguro, pensamos, porque tienen el derecho a ser campeones. Hay que ver cuán felices están las niñas, limitadas a la cocina", reflexionó la Editorial Chirimbote desde su cuenta de Facebook. 

La Organización de Naciones Unidas asegura que "los estereotipos de género afectan a derechos humanos y libertades fundamentales ampliamente reconocidos" y los define como "una opinión o un prejuicio generalizado acerca de atributos o características que hombres y mujeres poseen o deberían poseer o de las funciones sociales que ambos desempeñan o deberían desempeñar". 

En su sitio web, la ONU explica además que su uso "es la práctica de asignar a una persona determinada atributos, características o funciones específicas, únicamente por su pertenencia al grupo social masculino o femenino", ignorando además el concepto de identidad de género como la autopercepción subjetiva que cada individuo posee en relación a su género, que no tiene por qué coincidir con el sexo biológico, ni pertenecer al binarismo hombre -mujer.