El Consejo Directivo Nacional de la Unión Tranviarios Automotor (UTA) resolvió este miércoles declarar un estado de "alerta general" ante la situación que afecta a 5.000 trabajadores de larga distancia por falta de pago de salarios.

Las líneas involucradas son La Nueva Chevallier, Sierras de Córdoba, Urquiza, Flechabus y Pull General Belgrano que están paradas, ante el incumplimiento de esa obligación primordial que es el abono de los salarios en tiempo y forma.

"Instamos a los responsables de este incumplimiento a solucionar esta situación con perentoria urgencia", dijo la entidad gremial que conduce Roberto Fernández en un comunicado de prensa.

La situación ya ha llevado a grupos de choferes a organizarse en distintas ciudades del país con el respaldo de la UTA para reclamar por sus salarios, y aseguraron que las empresas proponen pagarles los sueldos hasta en cuatro cuotas.

Las ventanillas de ventas de pasajes de estas empresas en las terminales de Santa Fe y Rosario permanecen cerradas desde el lunes por este conflicto.