Los trabajadores de las localidades cordobesas de Río Tercero y Villa María de las fábricas militares estatales semovilizaron para resistir los despidos anunciados. La Gendarmería amenaza a los empleados de reprimirlos por lo que se vive un clima de mucha tensi{on.

Las fabricas dependientes del ministerio de Ddefensa ocupan hasta hoy a 814 personas. La de Río Tercero tiene hoy 439 empleados y la villamariense 375. El 90 por ciento son contratados, desde hace años.

En Río Tercero, al delegado de ATE, Emiliano Campos, el director de la planta de esa ciudad les había comentado que "serían entre 50 y 100" de los 439 empleados.

Mientras que en Villa María, los trabajadores señalaron al diario La Voz  que el director, Miguel Toselli, les confirmó que habría una reducción inminente de personal, pero que al menos hasta el martes no se conocería el listado. Pero a las 15 se dio una conocer una lista, que entregó la conducción d ela fábrica, y que fue leída en la porteria, entre escenas de angustia y llantos.

En los últimos días se sucedieron varios actos de protesta en esa ciudad, motorizados por los trabajadores de su Fábrica Militar por esta situación.