Casi un centenar de policías desalojaron a una anciana Qom discapacitada y a su hija, pese a la vigencia de la ley que prohibe el desalojo de las comunidades indígenas.

La familia Rojas-Silvestre vive en Pampa del Indio, Chaco, hace 34 años y no había recibido ningún aviso previo.

La vivienda quedó destrozada y la mujer, internada con hipertensión. Las organizaciones indígenas decidieron permanecer en el predio ante la inminencia de un nuevo operativo.  

Los pueblos originarios denunciaron: "No hubo aviso previo. Fueron casi cien policías. Le tiraron todas sus cosas a la ruta. La situación está tensa".

Anunciaron que "la comunidad se queda en la vivienda porque creen que es inminente que vuelvan".

Ante el violento opertativo intervinieron organizaciones locales como el Consejo Qompi, la Unión Campesina, la Federación Nacional Campesina, la CCC Aborigen y el docente Gabriel Mendoza, de la Asociacion Civil Che’eguera.

Las tierras son reclamadas por la Confederación Bautista Evangélica de Pampa del Indio. La noticia fue confirmada en horas del mediodía por el Instituto de Cultura Popular (INCUPO).

El procedimiento había sido ordenado por el juez civil Luis Zabala, de la ciudad de General San Martín, pese a la vigencia de la ley que prohibe el desalojo de las comunidades indígenas de los territorios que ocupan.