El dirigente radical Ernesto Sanz fue una de las estrellas de este domingo en la quinta de Olivos, donde se terminó de cocinar el plan con el que el desgastado gobierno de Mauricio Macri intentará un último manotazo este lunes, cuando anuncie nuevas medidas.

El Presidente le ofreció al cofundador de Cambiemos hacerse cargo del ministerio de Defensa, uno de los que la Casa Rosada mantendría en medio del presunto barrido de carteras que se harían efectivas en las próximas horas (entre ellas Salud, Ciencia y Cultura).

Sin embargo, Aguad rechazó la propuesta luego de pensarlo durante toda la tarde, horas en las que vio pasar fogonazos de su antigua aliada, Elisa Carrió, quien de forma indirecta lo trató de "oportunista" ante el primer mandatario vía telefónica.

El extitular de la UCR hubiera pasado a reemplazar a su correligionario Oscar Aguad, uno de los funcionarios más fallidos de la gestión nacional.

Es la segunda vez desde diciembre de 2015 que Sanz rechaza un ofrecimiento de Macri. La primera vez fue en cuanto Cambiemos asumió el poder político del país, cuando le ofreció nada menos que el ministerio de Justicia. cartó.

Asimismo, el actual ministro de Justicia, Germán Garavano, estaría confirmado en su cargo, según dejaron correr voces de la Casa Rosada en los medios.