Mundo

Tragedia anunciada: un devastador incendio devoró al Museo Nacional de Brasil en Río de Janeiro

Cientos de brasileños, en su mayoría estudiantes universitarios, se acercaron en la mañana de este lunes al Museo Nacional, vestidos de luto. "Esta tragedia refleja perfectamente el abandono del poder público", aseguró una estudiante de la UFJR. 

Un incendio de grandes proporciones destruyó este domingo el Museo Nacional de Brasil en Río de Janeiro, una de las instituciones científicas más antiguas del país, fundada en 1818.
 
"Incalculable para Brasil la pérdida del acervo del Museo Nacional, fueron perdidos 200 años de trabajo, investigación y conocimiento; el valor para nuestra historia sólo se puede medir, por los daños al edificio que albergó a la familia real durante el Imperio, es un día triste para todos los brasileños", escribió el presidente de facto y golpista Michel Temer en la red social Twitter.
 

 
El incendio se declaró en la noche del domingo, cuando el museo ya estaba cerrado al público. El Museo Nacional de Río sufría de recortes presupuestarios desde el año 2014 y muchas de sus salas estaban en muy mal estado, con humedades, goteras, cables eléctricos a la vista, etc, por lo que gran parte de los manifestantes consideran que el incendio era una tragedia anunciada.
 
Cientos de brasileños, en su mayoría estudiantes universitarios, se acercaron la mañana de este lunes al Museo. "Esta tragedia refleja perfectamente el abandono del poder público; todos estaban avisados, no se ha quemado por sorpresa, es un buen ejemplo de cómo están las cosas en Brasil", comentó a Sputnik la joven de 19 años Ágatha Monteiro, estudiante de la Universidad Federal de Río de Janeiro (UFRJ).
 

 
La UFRJ, titular del museo considerado uno de los más importantes del país, y muchos de sus estudiantes y de otros centros se quisieron acercar al museo, vestidos de luto en señal de duelo.
 
El Museo Nacional de Río está situado en el centro de un parque, la Quinta de Boa Vista, cuyas grandes puertas de hierro forjado permanecieron cerradas durante la mañana para impedir el paso de los curiosos.
 
 
Algunos manifestantes protestaban y se encaraban con los policías desplegados en la zona para poder acceder al recinto donde está el museo, mientras otros mostraban pancartas aludiendo a la dejadez del Gobierno a la hora de cuidar del patrimonio cultural.
 
Para Fátima Ornelas, profesora de un centro de educación secundaria, la pérdida es irreparable no solo por el valor de la colección del museo, sino también por toda la "memoria afectiva" que albergaba.
 
El Museo Nacional fue el primero para generaciones enteras de niños de Río, que quedaban fascinados con la sala de las momias egipcias o el esqueleto de un Maxakalisaurus topai, un enorme dinosaurio.
 
De entre los más de 20 millones de objetos que albergaba el museo se destacaba el cráneo de Luzia, el esqueleto más antiguo encontrado en toda América, con 12.000 años de antigüedad.
 
Cuando las llamas del incendio aún no se habían extinguido, algunos líderes del país, como el ministro de cultura, Sergio Sá Leitão, o el alcalde de Río, Marcelo Crivella, se apresuraron a prometer todos los recursos necesarios para la reconstrucción del museo.
 
Las palabras causaron una fuerte indignación entre los brasileños que se concentraban este lunes a las puertas del museo.
 
"No se puede reconstruir un patrimonio de miles de años, lo hemos perdido para siempre, es inhumano lo que han hecho", dijo Monteiro.
 
Su valiosa colección incluye más de 20 millones de piezas, entre ellas el mayor meteorito hallado en Brasil, un esqueleto de un dinosaurio de gran tamaño, el cráneo de la mujer más antigua de las Américas, una colección de momias egipcias y otra de vasijas griegas y etruscas.
 
Por el momento no se han reportado víctimas. La causa del incendio todavía se desconoce. (Sputnik)
 
 
 
 

Noticias de “Tragedia en Brasil”
Seguinos