El pan se suma a los bienes de primera necesidad que sufren un nuevo aumento, con un alza que hoy fue del 15% en gran parte del país y que mañana superará ese porcentaje en la Ciudad de Buenos Aires. De este modo, el kilo llegará a 90 pesos en algunos barrios porteños.

Infonews
Infonews



Sin embargo,  “hay una fuerte dispersión por zona y por calidad", declaró a Noticias Argentinas el titular de la Cámara de Industriales panaderos de la Capital Federal, José Álvarez. También explicó que la bolsa de 50 kilos de harina costaba 600 pesos la semana pasada y hoy se vende a entre 900 y más de mil pesos.

"El aumento puede superar el 15% porque los costos de producción se han disparado en los últimos días"


Además reveló que las panaderías debatirán hoy qué porcentaje de aumento aplicarán, pero advirtió que "puede superar el 15% porque los costos de producción se han disparado en los últimos días".

Álvarez contó que las ventas de harina estaban suspendidas desde el lunes por la "especulación" de los acopiadores del trigo y la industria molinera, que están reteniendo el producto a la espera de ver qué va a pasar con el precio del dólar.

"Esto es un locura. Esto me hace acordar al 2002 cuando los molinos y los acopiadores especularon por el valor del dólar. Ya están hablando de un precio fijo de entre 850 y 900 pesos para la bolsa de 50 kilos cuando la semana pasada estaba 600 pesos. Esto es una barbaridad", se quejó Álvarez.

La bolsa de 50 kilos de harina costaba 600 pesos la semana pasada y hoy se vende a entre 900 y más de mil pesos


También denunció que hay comercios del rubro en Capital que "se están fundiendo y están cerrando" por la suba de los costos de producción, lo cual "no pasó nunca, ni en el 2002 cuando también había especulación por el dólar".

"De una tonelada de trigo, los molinos sacan 75% de harina y el otro 25% lo transforman en alimentos balanceados, pellets, y demás. Con eso último pagaban los costos. Si hoy miramos a Estados Unidos, el valor de la bolsa de harina está el equivalente a 600 pesos argentinos. Entonces, acá hay pura especulación", dijo.

Para Álvarez, la solución es que el Gobierno vuelva a instrumentar una "tasa de abasto" para determinar un precio de referencia del harina y "sentar a los molineros y acopiadores en una mesa y pedirles sus costos, porque están especulando muy mal".