¿Será Mendoza la incubadora de los proyectos represivos de Mauricio Macri?
¿Será Mendoza la incubadora de los proyectos represivos de Mauricio Macri?
Mendoza, conducida por Alfredo Cornejo, radical aliancista de Cambiemos y alfil ultraincondicional de Mauricio Macri, se volvió célebre porque la Cámara de Senadores local dio media sanción a un nuevo Código contravencional.
 
Según informó Revista Cítrica, el debate pasó al recinto de Diputados, donde encontró cierta resistencia, y - por lo tanto- el proyecto aún no consiguió ser promulgado. Establece multas económicas -en Unidades Fiscales- verdaderamente impresionantes, en un país en el cual sus habitantes apenas pueden llegar a la mitad de mes.
 
"Ofender en forma personal a un funcionario público" tendrá una multa de $14.250. Si "un niño insulta a un docente" costará $9500. Entre los conceptos más insólitos está el de "anunciar desastres, infortunios o peligros inexistentes", que llevará una multa de $1.900.
 
Lo risible pierde su gracia cuando "limpiar vidrios en un semáforo" se convierte en un delito contravencional que conllevará una multa de $2850. O si "un niño suma reiteradas inasistencias al colegio" le costará al padre $5700.
 
Si un individuo “evidenciare una conducta sospechosa” será penado con $8550. El caso de "manchar, ensuciar, pegar carteles o escribir en paredes", supondrá una multa de $8550. Y la lista sigue. En el caso de no poder pagar las multas, el pseudo infractor cumplirá días de arresto.
 
Diferentes actores sociales de la provincia aseguran que detrás de este Código se escondería la persecución a militantes de diferentes causas, como los docentes que luchan por la educación pública y las universidades, y las organizaciones y pueblos originarios que rechazan la instalación del Fracking. Desde el colectivo de Ni una menos de Mendoza también repudiaron la iniciativa