Foto: Facebook Frente por la Educación Sexual Integral
Foto: Facebook Frente por la Educación Sexual Integral

El debate sobre el aborto nos arrojó como saldo no solamente la incorporación masiva de jóvenes, secundarias y niñas a la política en pos de sus derechos, sino también la reactivación de los órdenes conservadores que intentan la representación política que han perdido frente al avance del feminismo. Es un fenómeno frecuentemente conocido como Backlash.

El 28 de agosto se fundó en el hotel Savoy el “Partido Celeste” cuyo lema es “erradicar el flagelo social del aborto”. Su símbolo es una ola (si, como la película de Dennis Gansel sobre el experimento neofascista). Este partido vendría a ser el legitimador político de un segmento social que se reconoce anti derechos en pleno siglo XXI.

Durante su presentación repiten la palabra vida hasta el hartazgo como un significante vacío, sin valor. Solo un nomenclador que dé pretexto para imponer la “moral” que los recubre sin cuestionar un ápice. Hablan de la vida en abstracto y hablan sobre todo de la vida de varones heterosexuales. Sus ejes son estar en contra del aborto y la eutanasia.

¿Por qué no hablan de la vida de las travestis que tienen un promedio de vida de 35 años?

¿Por qué no hablan de la vida de las pibas muertas en abortos clandestinos?

¿Por qué no hablan de la vida de quienes hoy en este invierno macrista duermen helados en las calles?

¿Cuáles son las “vidas” que sí valen? ¿Aquéllas que tienen la propiedad metafísica de ser ingenieros cuando son conjunto de células, pero que luego, si nacen qom, valen menos que la bala que los mata a sus 13 años? Ismael se llamaba el niño que mataron esta semana mientras pedía comida.

¿Se puede pensar que esto es menos que odio? No. Como decía Jauretche: “Conquistar derechos provoca alegría, mientras perder privilegios provoca rencor”.

La Ley de Educación Sexual Integral, aprobada en el 2006 (previo a leyes de Identidad de Género y de Matrimonio Igualitario) ha sido ampliamente resistida sobre todo por los sectores más conservadores del país con gran influencia eclesiástica.

El pasado martes 4 en el Congreso, se aprobó el dictamen para reformarla en el plenario de las comisiones de Educación y de Familia, Mujer, Niñez y Adolescencia de la Cámara de Diputados. La intención es garantizar la obligatoriedad de la enseñanza de la ESI en todas las escuelas del país.

La Campaña por el Derecho al Aborto Legal Seguro y Gratuito estuvo en el plenario de Diputados que debatió la reforma de la ESI. (Foto: @campabortolegal)
La Campaña por el Derecho al Aborto Legal Seguro y Gratuito estuvo en el plenario de Diputados que debatió la reforma de la ESI. (Foto: @campabortolegal)

El eje del proyecto declara "de orden público" la ley de ESI, lo que implica que todas las provincias deberán impartir los contenidos curriculares en las instituciones educativas, sean privadas o públicas. A pesar de que se aprobó hace casi 12 años, sólo 9 de las 24 jurisdicciones adhirieron a la ley.

Si bien celebramos el dictamen, lo extraño es que quienes se llaman a sí mismos “provida” se apersonaron con furia a tratar de impedir la reforma que garantice la ESI. Los mismos que unos tras otros se sucedían con cinismo en el debate por el aborto reivindicando la educación sexual como principal herramienta para prevenir abortos, hoy son quienes traccionan en contra de cualquier avance en materia de libertades.

“Con mis hijos no te metas”

La respuesta del establishment antropológico que se cree con capacidad moral de derramar restricciones sobre los cuerpos es de manual: miedo ante la otredad, miedo ante la libertad. Actúa fugaz y agudo el miedo, bien entrenado por el capitalismo: "con lo mío no", con lo de los demás por supuesto porque no me importa. Así de explícita es la máquina de reproducción de la individuación. No solo divide, separa y aísla sino también automáticamente equipara todo en clave propiedad privada.

Los hijos son de los padres" gritan frente al Congreso. Bueno, las feministas somos esos demonios que pensamos que les hijes son de sí mismes y nosotras como maternidades o paternidades solo guiamos y acompañamos. Nunca nuestrxs hijxs serán propiedad más que de sí y ante todo nunca nos daremos la atribución de negarles el derecho a la información y el derecho a la educación.

“Padres por el derecho a decidir” se llama la agrupación que se creó para combatir la ESI (nunca madres). ¿Quiénes son? Un rejunte de instituciones como Abogados por la Vida, Movimiento Familiar Cristiano, Fundación Eco Vida, Fundación Padre Richard, Fundación Creando Familias Sanas, Epasi, Médicos por la Vida y muchas otras que se enmarcan en el movimiento denominado “Con mis hijos no te metas”.

Ese concepto sociológico que se denomina Backlash, se trata justamente de una respuesta negativa ante un fenómeno social en emergencia. Los anticuerpos del patriarcado básicamente, todos aquellos que se ponen la camiseta del statu quo porque son perpetradores de un régimen que acumula siempre para los mismos. De un sistema en el que preguntar da miedo. Los acumuladores seriales de capitales y privilegios hoy por hoy reaccionan ante una herramienta que cuestiona sus pilares.

¿Se imaginan? ¿Cómo sería vivir en una Argentina en la que las pibas comienzan a elegir?

* Andrea Conde es legisladora porteña (Unidad Ciudadana – Nuevo Encuentro) y Presidenta de la Comisión de Mujer, Infancia, Adolescencia y Juventud.