Las empresas automotrices Fiat Chrysler, Renaul y General Motors anunciaron que la semana que viene suspenderán a 5.500 empleados, en medio de una fuerte acumulación de stock.

La noticia fue confirmada incluso por el Sindicato de Mecánicos y Afines del Transporte Automotor (Smata).

El caso de Fiat Chrysler será el más contundente de los tres, ya que abarcará a unos 2.300 trabajadores de la planta de 820 mil metros cuadrados ubicada en Ferreyra, en la provincia de Córdoba, quienes no podrán ir a trabar entre el lunes 24 y el viernes 28 de este mes.

Por su parte, Renault suspenderá en los mismos días a unos 1.800 operarios del complejo industrial que tiene en la localidad de Santa Isabel, unos nueve kilómetros al suroeste de la ciudad de Santa Fe.

Asimismo, según se anunció, los trabajadores suspendidos cobrarán el 75 por ciento de sus salarios durante los días que no laboren.