El Gobierno anunció en el Boletín Oficial que desde el lunes queda sin efecto la bonificación para los usuarios residenciales que ahorren en el consumo de gas. En medio del plan de ajuste aplicado desde el proyecto de Presupuesto 2019 digitado por el FMI, también recortó el subsidio para los beneficiarios de la tarifa social.

Télam/Infonews
Télam/Infonews



Hasta ahora, los usuarios que ahorraban un 20% respecto al mismo período del año anterior tenían una bonificación del 10% en sus facturas. Según el Gobierno ese esquema "implicaría una erogación de 2.350.000.000 millones de pesos para el próximo ejercicio presupuestario 2019", de modo que "frente a la necesidad de hacer un uso más eficiente de los recursos previstos", corresponde dejarlo sin efecto.

“El espíritu del esquema de bonificación por ahorro en consumo no fue proporcionar una forma de subsidio adicional a usuarios que por su situación socio-económica particular tuvieran dificultad en el pago del servicio público, sino reducir progresivamente los subsidios al sistema de gas natural, transmitiendo a la demanda una señal real de la escasez del recurso", argumentó el oficialismo.

En cuanto a los beneficiarios de la tarifa social, mantendrán el 100% bonificado del gas hasta un bloque máximo de consumo según la zona del país en que se encuentren, a partir del cual comenzarán a abonar el total del precio.

"En línea con el objetivo de tender a la racionalización y eficiencia en el consumo, se entiende necesario sostener el esquema de tarifa social al servicio de gas por redes, de modo tal que los beneficiarios de dicha tarifa accedan a un descuento en la liquidación final del servicio equivalente al 100% del precio del gas sobre un bloque de consumo máximo determinado", explicó el texto oficial.