Las alumnas y dicidencias en plena denuncia
Las alumnas y dicidencias en plena denuncia

"Venimos a denunciar la violencia institucional ejercida hacia nosotres", comenzaron con potencia y al hueso las alumnas y disidencias egresadas en 2016 del Colegio Nacional Buenos Aires. Lo hicieron durante el acto de entrega de diplomas, que la tradicional institución porteña suele realizar luego de que los alumnos y alumnas dejan la escuela.

"Las experiencias que tenemos para contarles fueron, y siguen siendo, sumamente dolorosas", continuó la exalumna que dirigió la palabra a los estudiantes y autoridades presentes en el salón de actos días atrás.

En su fuerte alocución, la exalumna desgranó lo vivido desde que ingresaron al colegio en el año 2012 y, con nombre y apellido de los señalados, describió situaciones de acoso y abuso explícito.

Denuncia de alumnas del Nacional Buenos Aires (1)

Se trata de dos videos que pueden verse online y que durante este fin de semana se viralizaron en redes y también compartido a través de mensajería como Whatsapp. 

Los discursos que pudieron escucharse en el lugar también se pueden leer en la red Facebook, donde las "Mujeres y disidencias del CNBA" dieron a conocer su valiente testimonio.

"Año 2015. Tenemos quince o dieciséis años. Subimos las escaleras para llegar al aula y nos encontramos con Diego Riveiro, preceptor. Nos ofrece su servicio de masajes, evalúa junto a nuestros compañeros cuál es el mejor culo del año y les comenta ´cómo se garcharía´ a una de nuestras compañeras. También hay besos y manoseos que nos incomodan. Solo comentamos estos episodios entre nosotres en el baño durante el recreo", disparó la alumna que leyó el discurso en representación del turno mañana egresado en 2016.

"Hay un sistema normativo imperante en este Colegio que da lugar a que asistamos a clases rodeades de carteles que predican, con total impunidad, que somos putas por disfrutar libremente de nuestra sexualidad, que somos objeto de consumo de nuestros compañeros. ¿O se atreverían a decir que no se percataron de que esto era una constante en nuestro día a día? ¿No era lo suficientemente llamativo el mural de “Gordas y vino” frente al Colegio? ¿No había siempre una autoridad presente en el aula mientras estos personajes se burlaban de nosotres?", dijo también.

"Entra Jorge Blumenfarb -docente- y saluda a algunas de nosotras con un beso, nos toca la cintura. A sus favoritas nos pide que seamos “sus secretarias” o que le mandemos fotos de nuestras vacaciones por mail. A quienes no le agradamos nos denigra buscando complicidad con nuestros compañeros varones y haciendo comentarios sobre lo pronunciado de cierto escote: ¿acaso no es evidente que nos vestimos de este modo para provocarlos? Nos toca celebrar la aprobación del código de vestimenta al mismo tiempo que aumenta la frecuencia e intensidad de los comentarios sobre nuestro modo de vestir", completó.

Denuncia alumnas del Nacional Buenos Aires (2)

"¿Te imaginás tener que verle la cara a quien abusó de vos en el colegio?", se preguntaron en otro discurso y la interrogación cala los huesos de cualquier alumna, alumno, padre, madre o círculo cercano de los miles de adolescentes que todos los días asisten a ese y otros colegios de la Argentina, donde el abuso de poder es una constante desde hace décadas y la Democracia aún no logró perforar.