El dirigente de extrema derecha y posible futuro presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, sorprendió a la regió con un cálido saludo a Mauricio Macri, además de que se declaró "admirador" del estadounidense Donald Trump.

"Ante todo, un abrazo a Macri, que terminó con la Dilma Kirchner (sic)", disparó y comparó Cristina con la destituida mandataria de su país.

Lo hizo durante una conferencia de prensa en la que además ratificó su idea de cerrar las fronteras a la inmigración. "No podemos tener un país con fronteras abiertas", dijo y se declaró admirador de Trump. "Él quiere un Estados Unidos grande y yo quiero un Brasil grande", agregó.

Además, adelantó que va a "jugar pesado" contra la inseguridad y volvió a su caballito de batalla sobre el derecho a la defensa, en cuanto a que podría abrir la portación de armas.

Asimismo, atacó a la educación sexual y la apertura educativa a las cuestiones de género. "Vamos a respetar a los niños en las salas de clase", dijo sobre el tema en lo que parece ser un guiño a los sectores ultracatólicos.