La familia Moyano es el nuevo enemigo elegido por el gobierno nacional y, mientras Pablo tiene sobre si un pedido de captura, su padre, Hugo, dijo sentirse "amenazado" por el oficialismo.

"No voy a doblegarme ni me van a amedrentar", afirmó el líder sindical, que le puso nombre y apellido a quien, según él, encabeza una persecución política contra su familia: Patricia Bullrich, sobre quien dijo que actúa como "una barrabrava" y que está "envalentonada porque su esposo es del Mossad", en referencia a Guillermo Yanco, presunto agente de la inteligencia israelí.

Además, Moyano aseveró en diálogo con la señal C5N que en el último tiempo mantuvo reuniones con dirigentes de la oposición como Cristina Kirchner, Sergio Massa y Ricardo Alfonsín.

En ese sentido, llamó a la oposición a "unirse" y "ponerse de acuerdo" para frenar a Cambiemos con miras a las elecciones presidenciales del año próximo.

“Si no nos ponemos de acuerdo, nos van a dejar un país en ruinas”, dijo y apuntó que el pedido de detención contra Pablo Moyano es "para distraer la tensión por los problemas graves que tiene la gente".

"Vivo con mucho dolor y preocupación lo que está sufriendo la gente", agregó y aventuró que "esto va a estar cada vez peor".