Cientos de taxistas cortaron este jueves el centro de la Ciudad en cercanías de la Legislatura Porteña con el fin de presionar a los diputados que debatieron en sesión una norma contra la aplicación Uber.

Con la venia de la jefatura comunal, que trabaja codo a codo con el gremio de los techos amarillos en contra de la firma de origen europeo, los legisladores sancionaron una reforma del Código de Tránsito y el Régimen de Faltas.

La norma incrementa de forma sideral las penas contra los transportes de pasajeros particulares que funcionen en forma irregular, aunque, si bien no se la menciona, la destinataria unilateral es la app UBER.

Además, habilita mayores sanciones contra los micros escolares que trasladen manifestantes sin la habilitación correspondiente, en lo que es leído como una forma de presión a quienes organicen concentraciones populares y transporten a quienes viven lejos del centro. 

El proyecto lleva la firma de la legisladora por Vamos Juntos (Cambiemos) Cristina García y fue aprobado con 37 votos positivos (oficialistas, Gen y el bloque PJ), 11 negativos y 9 abstenciones (kirchnerismo).

La nueva ley abre el secuestro de las licencias de conducir cuando se brinde un servicio "sin habilitación". Además, se fijaron multas por 200 mil pesos e inhabilitaciones por cinco días para el "titular o responsable de un vehículo que transporte pasajeros y que lo explote sin la autorización y/o habilitación para prestar el servicio establecida por la normativa vigente".

Desde el kirchnerismo, Carlos Tomada señaló que "para combatir la 'uberización' de la economía" hay que ir "contra las empresas de plataforma en lugar de alentar las persecuciones entre trabajadores". En ese sentido, calificó al proyecto como una "trampa política".

Desde el bloque Evolución, que responde al paraoficialista Martín Lousteau, Marcelo Guouman presentó un proyecto propio para regular UBER y acusó a la norma de "convertir en ilegal un recurso de la economía colaborativa". Asimismo, y ante los silbidos e insultos de los taxistas que también coparon la sesión, apuntó que el oficialismo cree que "prohibir puede frenar una revolución tecnológica".

Los colectivos escolares, por su parte, también podrían perder la habilitación si trasladan manifestantes a una marcha (práctica utilizada tanto por el oficialismo como por la oposición). "Esta medida apunta fundamentalmente a desalentar su uso en marchas y piquetes", explicó la autora de la norma,

Tras la aprobación de la ley hecha a su medida, los taxistas presentes celebraron con cánticos sobre el "sentimiento" de ser "tachero".