Como si se tratara de un episodio de House of Cards, este lunes por la mañana Diego Santilli confirmó en su cargo al cuestionado ministro de Seguridad porteño, Martín Ocampo, quien quedó en el ojo del huracán por el desastre policial del sábado último en inmediaciones del estadio Monumental, cuando un grupo de presuntos hinchas de River atacaron el micro en el que viajaba el plantel de Boca. Sin embargo, horas después el propio segundo de Larreta, Diego Santilli es quien va reemplazar a Ocampo, que salió expulsado de la fefatura comunal aunque en un episodio disfrazado de renuncia.

 

Fuentes del gobierno porteño aseguraron a Infonews que la salida intempestiva de Ocampo nació luego, precisamente, de su confirmación. Un llamado del propio presidente Macri a Horacio Rodríguez Larreta (con quien la relación está lejos de pasar su mejor momento) terminó en la "renuncia" del hombre de Boca insertado en el gobierno porteño.

Pese a su nuevo cargo, Santilli seguirá como número dos de Rodríguez Larreta. Mientras fuentes de gobierno afirmaron que el secretario de Seguridad porteño, Marcelo D´Alessandro,continuará en su cargo.

Larreta remarcó que dos semanas antes, en la cancha de Boca, no hubo incidentes, y dijo que los incidentes sucedidos fueron "inusuales". Agregó que "no tenemos que ser ingenuos" y que "hubo relación con los allanamientos del día anterior".

Reconoció además que "el operativo podría haber sido mejor, sino no hubiera sucedido lo que sucedió".