El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, justificó el ajuste de 2018 porque "fue un año intenso, en el que pasaron muchas cosas" y dijo que el Gobierno tuvo que "aplicar un torniquete para que la economía no se desangre".



"La situación es compleja y requiere de medidas muy drásticas", dijo y reconoció que esas políticas "no pueden permanecer en el tiempo mucho más".

"Se devaluó nuestra moneda, tuvimos que modificar nuestra política económica, tener una política monetaria más severa y una fiscal más estricta”, enumeró a Radio Mitre. También hizo una autocrítica al reconocer: “Como la situación internacional no mejora, no tiene sentido repetir los mismos errores diciendo que esto se va a solucionar rápido".

"Hoy la prioridad es no volver a caer en una crisis cambiaria"


Sin embargo insistió en que "hasta que no se ataque el déficit, la inflación va a seguir existiendo", por lo que destacó que el Gobierno vaya, "con el esfuerzo de todos, hacia un presupuesto más equilibrado para el año que viene".

"Creo que esta situación no puede permanecer en el tiempo mucho más, tenemos que ir aflojando el torniquete pero siempre sabiendo que hay que priorizar la vida del cuerpo, que en el camino no se nos queden todas las Pymes. Hoy la prioridad es no volver a caer en una crisis cambiaria", manifestó.