Cada vez se compra menos (foto: archivo)
Cada vez se compra menos (foto: archivo)

Es común ver y escuchar en verdulerías y mercados como cada vez más gente compra frutas por unidad. Del "deme dos kilos" los argentinos, sobre todo en las capas medias bajas y bajas, eliminaron la compra que no se ajusta a lo necesario para el día. Pero más allá de las sensaciones o lo que pueda verse en algunos sectores, los números confirman mes a mes que la economía nacional sigue su camino descendente.

Según un estudio de la consultora Focus Market, el consumo cerró el año 2018 con una baja del 4,6 por ciento.

Las caídas más importantes se registraron en diciembre, con un 13,1% de depreciación. En noviembre la cifra fue del 10,1 por ciento.

La baja se notó con mucha más fuerza en el interior del país, seguido por el área metropolitana de Capital y Gran Buenos Aires.

Las cifras negativas se subrayaron en todos los rubros y las principales aparecieron en lácteos (10,7% de baja), cosméticos (10,5%), cuidado del hogar y auto (9,4%).

En este universo de inflación galopante, los productos que más aumentaron durante todo 2018 fueron: pañales (137,1%), harinas (131,6%), pastas secas (96,6%), jugos líquidos (78,9%), hamburguesas (71,6%), aceite (69,2%), detergente (65,4%), papel higiénico (58,9%), yerbas (57,8%) y dulce de leche (54%).