Por lo menos cinco personas fueron detenidas este martes acusadas de haber alterado los documentos de la fiscalización de seguridad sobre la represa de la minera Vale, cuyo colapso provocó 65 muertos y 279 desaparecidos en Brasil, de acuerdo con las últimas cifras.

Dos de ellos están detenidos en San Pablo son ingenieros que trabajaban de manera terciarizada, a través de otra empresa. Los otros tres son empleados de Vale y fueron arrestados en la ciudad de Belo Horizonte, capital del estado de Minas Gerais.

Los sospechosos quedaron detenidos por treinta días, mientras las autoridades apuran las indagaciones que corroboren las sospechas de fraude en los informes de seguridad.

También se hicieron siete allanamientos en compañías contratadas por la minera y domicilios de personas vinculadas con la compañía minera para buscar documentos técnicos de las empresas contratadas que atestiguaron la seguridad de la presa que se rompió y corroborar si estos fueron alterados.

El viernes a la tarde una de las represas del gigante minero Vale ubicada en una mina de hierro en jurisdicción de Brumadinho, municipio de Minas Gerais, se rompió y un río con residuos minerales y lodo sepultó las instalaciones de la propia empresa y diversas viviendas en áreas rurales.