La lluvia de inversiones al mejor equipo de los últimos 50 años le está saliendo bien al revés. Tanto que hasta históricas marcas internacionales como las emblemáticas Wrangler y Lee, líderes de blue jeans anunciaron que dejarán el país en marzo próximo despidiendo a 200 trabajadores.

"La compañía considera que la región Centro y Sudamérica no es prioridad para sus negocios", aseguraron desde la empresa al sitio minutouno.com.

La empresa cerrará por ejemplo su planta textil en Benito Juárez, donde ya anunció el despido a sus 45 empleados.

"Se buscó optimizar el negocio en la región para el largo plazo con el objetivo de llegar de una manera más eficiente a los consumidores, focalizándose en el crecimiento, el fortalecimiento de las marcas y del negocio y la performance financiera. En ese contexto es que se decide la reestructuración del negocio", anunciaron fuentes de la empresa.

"No hay mercado interno. ¿A quién le vas a vender? La crisis textil es muy profunda. El último índice es del mes de noviembre. Hay un 43.7% de capacidad instalada, es decir que de 100 máquinas no están produciendo 56. Las máquinas y las fábricas están paradas. Viene cayendo desde diciembre y enero fue catastrófico. Es preferible irse de vacaciones que mantener abierta la fábrica", se quejó el dirigente textil Raúl Hutil, en diálogo con minutouno.com.

Según el sitio, "los 200 empleados que trabajan en la empresa ya fueron avisados y gran parte de ellos se quedarán sin empleo a partir de marzo".