Foto: libro Asociación Amigos
Foto: libro Asociación Amigos

Desde los `80, en sus comienzos, el Centro Cultural Recoleta fue símbolo de vanguardia en Buenos Aires. Por allí pasaron Liliana Maresca, quien encontró en este centro un espacio receptivo para sus acciones, instalaciones y performances; también tuvieron su espacio de exploración y crecimiento artistas como Ana Gallardo, Res, Marcos López, Duilio Pierri, Guillermo Kuitca, Juan Lecuona, Miguel Harte, Cristina Schiavi, Gustavo Marrone, Alejandro Kuropatwa y Luis “Búlgaro” Freisztav.

Los momentos "fundantes del arte argentino" ahora están en formato libro: "Al Centro Cultural Recoleta, un homenaje de la Asociación Amigos; 1980-2015".

La presidenta de la Asociación de Amigos del Centro Cultural Recoleta, Magdalena Cordero, le dijo a Infonews: "Es nuestra casa", al sintetizar las emociones del antigua asilo Viamonte. Las imágenes del libro recorren las vivencias en la Sala Cronopios creada durante la gestión de Teresa Anchorena.

Foto: libro Asociación Amigos
Foto: libro Asociación Amigos

Cabe recordar que también albergó a Gota de agua hidroespacial y Arco de triunfo, del fundamental Gyula Kosice, obras de Rómulo Macció y la escultura El pibe Bazooka de Pablo Suárez, que reveló el submundo porno-gay de fines de los 80.

Se exhibió Naturaleza de la naturaleza, de Luis Felipe Noé, trabajos de León Ferrari, Matilde Marín, Alfredo Prior, Inés Tapia Vera, Federico Klemm, Marta Minujín, Juan Doffo, Hermenegildo Sábat, Elba Bairon, Jorge Demirjián, Tulio De Sagastizábal y Diana Aizenberg, entre muchos otros.

Foto: libro Asociación Amigos
Foto: libro Asociación Amigos

En 1998, se inauguró la muestra Identidad, una instalación hecha por artistas como Carlos Alonso, Nora Aslán, Mireya Baglietto, Remo Bianchedi, Diana Dowek, León Ferrari, Adolfo Nigro, Luis Felipe Noé y Marcia Schvartz, entre otros, en la que se desplegaba un gran friso hecho de espejos y 173 fotos de desaparecidos en la última dictadura.

Entre los hechos internacionales que alcanzaron impacto, fue cuando en 1998, llegó Yoko Ono con su muestra Ex It, en la que cien ataúdes se ubicaban en un enorme galpón. Del interior de cada uno de ellos, crecía un árbol.

Ese mismo año, Gustavo Cerati dio un show inolvidable en la terraza del Recoleta, donde presentó “Plan V”, un proyecto solista y electrónico.