Hambre en la Ciudad de los lujos: la echaron por no unirse al PRO y asiste a un comedor
Hambre en la Ciudad de los lujos: la echaron por no unirse al PRO y asiste a un comedor

"Si gana de nuevo Cambiemos, me voy. No sólo por mi situación, sino por lo que veo que es antihumano, anticristiano. No puedo concebir la indiferencia de este Gobierno. Estoy obligada a decir la realidad, no te puedo decir que está todo bien más allá de mi situación, porque no me consideraría periodista", sostiene Luciana Giordano en una entrevista con la agencia NOVA.

En la nota se refleja lo que viene pasando en la clase media porteña mientras gobierna Horacio Rodríguez Larreta, quien encabeza la lista en las encuestas para las futuras elecciones en la jefatura de Gobierno de la Ciudad. 

El primer mensaje de denuncia fue en las redes: "Hoy por primera vez fui a comer a un comedor. Estoy sin trabajo. Soy periodista, locutora y productora".

"Las pautas comerciales para apoyar proyectos apenas salen.No me importa contarlo.Tengo deudas, los acreedores te aprietan. Como no nos rendimos seguimos con colegas armando proyectos que daran frutos en unos meses".

"Este año murió mi novio que me ayudaba y me apoyaba. Dios mío ayudanos. No sé vivir de otra cosa que no sea mi trabajo. Tengo 44 años. Si alguien sabe de trabajo me avisa. Siento que estamos en caída libre", dice la periodista, quien como muchas personas de la clase media pasó con el gobierno de Macri a sufrir hambre. Esta es la entrevista:

-¿Cuándo te quedaste sin trabajo?

-Estuve medianamente en relación de dependencia por ser prensa hasta el año pasado de una diputada de la Ciudad de Cambiemos, que se llama Carolina Estebarena, de quien recibí un trato terrible. Me dijo que no era una persona grata para trabajar con Cambiemos. Yo creo que fue por haber trabajado para la gestión de Cristina (Kirchner) en el Instituto Nacional de Cine (Argentino), pero también trabajé para (el economista Roberto) Lavagna. No soy militante, soy profesional, trabajo para quien me requiere, y a pesar de ello la diputada me dijo que era una persona peligrosa. No me callo nada y ella ya tuvo muchos problemas con gente por meter miedo con que es cercana a (la ministra de Seguridad de la Nación) Patricia Bullrich. Me echó como un perro, como hizo con otras personas que contrata por dos meses. Fue mi último trabajo.

-¿Es la legisladora Estebarena la causante de que no consigas trabajo como comunicadora?

-Sí, por una bajada de línea. Si no sos de la tropa de Cambiemos, no trabajás.

-¿Cómo siguió tu vida?

-Fui haciendo algunos trabajos, lo que venía surgiendo, algunas notas o pedidos puntuales de prensa, pero en enero me quedé sin nada. Un poco me pudo ayudar mi mamá con los impuestos, pero tuve que vender mi propia ropa para poder seguir pagando las facturas de los servicios públicos. No tenía otra cosa para hacer. Mi mamá es docente y yo ¿con qué cara le pido a ella? Tenía que encontrar alguna manera. En mi casa tenía arroz para comer, no tenía más nada. A 20 metros de mi casa de Floresta, ubicada en José Martí y Falcón, hay un comedor. Siempre saludé porque hay mucha gente y siempre les llevaba algo, y un día me encontré con que tuve que ir a comer ahí.

-¿Cómo te recibieron en el comedor?

-Re bien. La gente humilde es espectacular. Son super cariñosos. A mí me daba un poco de pudor, pero con una compresión y un amor… porque hay muchas familias que están ahí por no tener empleo y era gente que quizás trabajaba en una oficina. También hay muchos jubilados, porque no pueden pagar el alquiler, la comida y los remedios.

-¿Pediste ayuda a los colegas?

-En los medios, en general, toman chicas muy jóvenes y no prevalece la experiencia. Además hay muy pocos medios, porque muchos cerraron. Pedí ayuda a gente como Mariano Iúdica y te dicen que la situación no está fácil. No todo el mundo te ayuda. Aunque los cronistas se preocuparon y se re movieron, me ofrecieron de todo, pero son trabajadores que poco pueden hacer.

-¿Buscaste trabajo por afuera del ambiente de comunicación?

-Sí, fui a pedir trabajo de moza, de lo que trabajé hasta los 23 años. Organicé talleres de radio para clubes, busqué ser recepcionista, profesora de danzas para chicos. La edad para entrar al mercado laboral con un sueldo fijo complica todo. Tengo una colega que se llama Virginia Alzogaray que fue cronista de La Red durante más de 10 años y ahora limpia casas.

-¿Qué expectativas tenés para este año electoral?

-Espero que la gente tome conciencia de esta situación, más allá del partido que sea. Si no quieren a Mauricio Macri ni a Cristina que busquen otra cosa, pero no se puede votar lo mismo. Realmente se tienen que ir, porque destrozaron el país, las esperanzas, te mataron el alma. Antes había ganas de emprender. Es la primera vez en mi vida que tuve que pedir un préstamo, jamás había tenido deudas. Si gana de nuevo Cambiemos, me voy, porque tengo familia en Brasil, porque no soportaría más esto. No sólo por mi situación, sino por lo que veo que es antihumano, anticristiano. No puedo concebir la indiferencia de este Gobierno. Estoy obligada a decir la realidad, no te puedo decir que está todo bien más allá de mi situación, porque no me consideraría periodista.